Norte y sur, de San Jerónimo a la plaza de España, pasando por la calle Alfonso XII, el mercado de la calle Feria o el barrio de Santa Cruz. Sevilla se ha convertido en un personaje más dentro de la trama de la serie de televisión «Allí abajo», que ha grabado en un sinfín de localizaciones muy reconocibles para los vecinos de distintos barrios de la ciudad. En algunos casos, permitiéndose licencias y recreando espacios para la ficción; en otros, ajustándose a la realidad haciendo verosímil la puesta en escena. De un modo u otro, así es la Sevilla de «Allí abajo».

La toma de contacto de los protagonistas vascos, Iñaki y su madre Marichu, con Sevilla es, como todos la mayoría de los turistas, recorriendo las intrincadas calles del barrio de Santa Cruz. El primer episodio sirvió para mostrar la parte más típica de la ciudad, el casco antiguo, por donde los personajes se pierden durante su paseo.

Allí abajo en el barrio de Santa Cruz

Vista la antigua judería, lo que corresponde a un turista que llegue a Sevilla es pasear por la plaza de España, donde tuvo lugar uno de los momentos más cómicos de la serie: el encuentro entre Iñaki y su madre con Carmen, la protagonista femenina de la teleserie. Si la primera impresión es la que cuenta, en este caso la relación entre ellos no arranca con buen pie y el personaje interpretado por María León a punto está de provocar la caída de Marichu del coche de caballos.

Allí abajo en la plaza de España

Siguiendo la trama en orden cronológico, el tercer hito en la historia de «Allí abajo» y detonante del nudo de la historia tiene lugar en el hotel Macarena, situado en la ronda histórica. Allí, Marichu entra en coma tras precipitarse por unas escaleras ante un despistado Iñaki, que sucumbe a la belleza de una mujer andaluza y pierde de vista a su madre.

Interior del hotel Macarena Allí abajo

La caída provoca que Marichu ingrese en el hospital Híspalis, una clínica situada en el centro de la ciudad y que tiene dos escenarios principales, según se ruede en interior o exterior. En el primero de los casos, el equipo de arte de la teleserie adaptó el palacio de Monsalves, situado en la calle de la que toma el nombre, a la estética de un hospital. La que fuera sede de la presidencia de la Junta de Andalucía también acoge en sus dependencias la taberna vasca que se recrea en «Allí abajo».

Clínica Híspalis en Allí abajo

Sin embargo, los exteriores de la clínica pertenecen a la Escuela de Estudios Hispano-Americanos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. En sus escaleras se desarrolla también parte de la trama de la serie. La puerta de Urgencias del hospital sí está en el palacio de Monsalves, un edificio de principios del siglo XX, según diseño de Aníbal González con la colaboración del también arquitecto regionalismo José Espiau. Su gran patio central luce con todo su esplendor en la serie.

Exteriores de la clínica Híspalis

Ya presentados los espacios principales, la trama va y viene desarrollándose en distintas zonas de la ciudad. Los espectadores de la teleserie más vista en la historia de Antena 3, han podido ver cómo el río Guadalquivir también adoptaba importancia en los disparatados enredos. El Puente de Isabel II era el vínculo entre la clínica y la casa de Carmen, que vive en Triana. El vasco tuvo su particular bautizo en aguas del Guadalquivir en el capítulo 8, cuando se lanza al río a la altura del Faro para rescatar una pequeña virgencita. El argumento volverá a llevarlo a las mismas aguas en el capítulo once cuando Iñaki y Rober se disputan el auxiliar a Carmen, que cae desde un barco.

Allí abajo en el Guadalquivir

A escasos metros del Guadalquivir, en pleno barrio de Triana, vive Carmen y sus chismosas vecinas en una casa situada en la calle Alfarería esquina con la calle Procurador. Los vecinos -reales- de la zona están bastante acostumbrados a ver carteles de «Prohibido estacionar. Rodaje» ya que la trama ha deparado a esta calle interesantes anécdotas, como cuando la cuadrilla vasca llega desde la Feria en coche de caballos a la vivienda con las vecinas chismorronas.

Allí abajo en la calle Alfarería

Y de Triana, a la calle Feria. La plaza de abastos de esta céntrica vía sevillana también ha rascado minutos en el argumento de la serie. Hasta allí va Iñaki con Rafi para conseguir un bonito del norte. El vasco no se libra de la guasa sevillana en el mercado y, tras conseguir su objetivo, pasea por las calles aledañas.

Allí abajo en el mercado de la calle Feria

Y del centro, a San Jerónimo y a la isla de la Cartuja. Momento épico el que se vivió cuando Iñaki se pasea por Sevilla vestido de corto y a lomos de un caballo. El vasco fue desde el palacio de Monsalves hasta la Cartuja, pasó por la pasarela que flota sobre el río paralela al Jardín Americano y fue detenido por una patrulla de la Policía Nacional en San Jerónimo, por la calle José Galán Merino.

Pasarela con Iñaki a caballo

Y, como punto y final, los guionistas de «Allí abajo» eligieron que la trama debía acabar la temporada en la estación de Santa Justa, en un andén a los pies del AVE. ¿Subió Iñaki? La respuesta se resolverá en la siguiente temporada, ya anunciada por Antena 3 para 2016.

El final de Allí abajo en Santa Justa