Monjas de altura en San Leandro. La justa para realizar mates en las nuevas canastas del convento de San Leandro. El Ayuntamiento y la Federación Española instala en el patio de la sede de las hermanas Agustinas nuevo equipamiento con el que las religiosas pueden practicar su deporte favorito: el baloncesto.

Ora et labora, la regla de San Benito, no solo dicta el día a día entre los muros del convento de San Leandro. La vida en clausura también guarda tiempo para practicar deporte. Y, puestas a hacerlo, mejor que sea bien equipadas. Las monjas de la Orden Agustina han dicho adiós a su vieja canasta de baloncesto, después de 14 años de uso.

«Hace unos meses vimos a las monjas jugando con un balón pinchado y con una canasta rota», recuerda el alcalde, Juan Ignacio Zoido. «Les dije que con motivo de la Copa del Mundo de Baloncesto seguro que a través de la Federación Española podríamos hacer algo para que puedan seguir jugando», detalla.

Y así ha sido. La Federación Española de Baloncesto (FEB) y el Ayuntamiento de Sevilla han entregado a las religiosas de San Leandro una canasta de baloncesto y una veintena de balones en un acto muy emotivo en el que han participado Fernando Romay, Jorge Garbajosa y la sevillana Isa Sánchez, ex jugadores y embajadores FEB y que impartieron un clínic a las monjas, muchas de origen keniano y tanzano y que juegan a diario al baloncesto.

«En el recreo, sobre todos las hermanas más jóvenes juegan al baloncesto. Llevamos una vida muy sedentaria y nuestro trabajo normalmente es sentado, y un poco de ejercicio es muy positivo», explica la Hermana Superiora. «Además, muchas vienen de África y allí estaban acostumbradas a moverse mucho. Nos conviene estar en forma», detalla la religiosa en un vídeo que el Ayuntamiento ha distribuido por las redes sociales.

Esta historia tiene su origen en una visita del alcalde Juan Ignacio Zoido el pasado 7 de junio a la madre superiora para firmar un convenio para la financiación de unas obras de rehabilitación de este edificio, catalogado con el máximo nivel de protección y declarado como Bien de Interés Cultural. El regidor municipal se comprometió a hablar con la Federación Española de Baloncesto para informarles de la pasión por este deporte de las hermanas y para intentar conseguir nuevo material. El presidente de la FEB, José Luis Sáez, aprovechando la visita de la Ruta Ñ2014 decidió ceder una canasta y veinte balones al convento y conocer a las hermanas Agustinas.

Uno de los momentos especiales del Mundial

«Es una idea maravillosa y ver la ilusión que le ha hecho a las hermanas es para nosotros uno de los momentos especiales de la Copa del Mundo, que se vive ya en uno de los rincones más humildes de Sevilla hasta en los pabellones por los que los mejores jugadores profesionales del mundo competirán por el título», detalle Sáez.

«Quiero agradecerle al presidente FEB su esfuerzo para conseguir el material porque así he podido cumplir mi palabra con la hermana superiora», ha asegurado Zoido, quien ha añadido que «está claro que este es el mejor ejemplo posible de lo que hay que hacer para promocionar el deporte en todos los ámbitos y edades, incluso en un convento de clausura».

El convento de San Leandro situado en la Plaza de San Ildefonso de Sevilla es un interesante ejemplo de la arquitectura conventual de la capital hispalense. Este convento fundado en 1295 por la Orden de Agustinas, estuvo en su origen emplazado en el lugar conocido como «Degolladero de los Cristianos». Posteriormente, y tras estar ubicado en la calle de Los Melgarejos, fue trasladado en 1369 a unas casas situadas junto a la parroquial de San Ildefonso.

Foto: JJ Úbeda | Vídeo: Ayuntamiento de Sevilla