La Gran Manzana mira a la milenaria Hispalis a través de los ojos marrones de Laura León, fotoperiodista colaboradora del New York Times. La vanguardia neoyorquina se da la mano con la tradición y las costumbres que atesora Sevilla a través dé la mirada de una experta reportera gráfica que conoce los horizontes del Mar de Aral de Uzbekistán, de la India, de China, Kosovo, Suráfrica, Senegal, Guinea Bissau, Gaza o Marruecos.

Contar la vida a golpe de obturador. Laura León escruta la metrópolis de profundas tradiciones y pujante vanguardia y la sintetiza en apenas 35 milímetros. Aferrada a su cámara, una Nikon, ha descubierto al mundo la primera salida oficial de mujeres como nazarenas en la Semana Santa, el drama de los niños robados o la ocupación de las fincas de las Turquillas por el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT).

Una túnica tendida fotografiada por Laura León

La Semana Santa, por Laura León.

«Ahora interesan mucho los temas económicos, porque España, a los ojos del mundo, es economía», explica Laura León, una sevillana de 37 años de mirada despierta. «Se buscan historias que dejen ver la crisis pero también de superación en la que se tira de ingenio para salir de esta situación», matiza. «En esta clave se movía el reportaje sobre el Soho Benita (ver vídeo), en la que las ideas de un grupo de jóvenes ayuda a sacar sus negocios de las dificultades», detalla la fotoperiodista. También interesan asuntos relacionados con temas sociales que se deciden desde la redacción del periódico.

Laura completa allá por el año 2000 su formación teórica en Historia del Arte, que abandonó si finalizarla en segundo curso, en unas prácticas en Madrid junto al fotógrafo Pasquale Caprile. Ya en Sevilla, empieza a ganarse la vida trabajando en El Correo de Andalucía y en El Diario de Andalucía. Su salto internacional le llega en 2006 gracias a un viaje a Oriente Medio. Primero Israel, luego Gaza, a donde llega meses antes de la operación Lluvia de Verano.

«Ahí me di cuenta de que había mucho que aprender, se me plantearon nuevos retos con cierto empaque internacional, además de suponer una experiencia para no olvidar jamás», confiesa Laura. Associated Press, Time Magazine, Fortune, New York Times, The Guardian, Xl Semanal, YoDona, Le Monde Magazine, Wall Journal Street… «Fue una apuesta que me permitió crecer junto a fotoperiodistas como Enric Martí, Emilio MorenatiDavid Guttenfelder o Santi Lyon, de la agencia AP, un referente», recuerda León.

Precisamente, de ese trabajo le surge su actual trabajo con el New York Times. «Me llama Morenati, necesitan un fotógrafo en el sur de España», desvela. Primer trabajo, «una portada sobre el conflicto entre los trabajadores de la construcción que querían volver al campo para cubrir unos empleos que ya desarrollaban inmigrantes», relata la fotoperiodista. Desde esa fecha, 2008, lleva trabajando de forma continua con esta cabecera, una posición privilegiada en la que pone a prueba su capacidad con un nivel de exigencia máximo.

El torero Juan José Padilla fotografiado por Laura León para el New York Times.

El torero Juan José Padilla fotografiado por Laura León para el New York Times.

«El New York Times pide pide es que seamos fotoperiodistas, que es lo somos ni más ni menos, que contemos la realidad, pero con una calidad visual; quizá esto signifique darle unas cuantas de vueltas a la imagen que tenemos delante, que no haya pereza en buscar la mejor manera de contar un acontecimiento», enumera León. «En el momento de apretar el disparador intento quitar más que poner, así obtengo imágenes lo más limpias posibles», detalla. «Porque una cosa es ser fotógrafo y otra es ser fotoperiodista, y yo empecé siendo lo segundo sin saberlo», explica Laura.

Soltera, Laura disfruta de su tiempo libre junto a su perrita Lula, una yorkshire. Le apasiona leer, el submarinismo y pasear por Sevilla. Su zona preferida, la plaza de Santa Isabel, cerca de donde reside. Como sus fotografías, Laura es una joven que atesora una belleza natural y sin artificios.

Su secreto, «tener paciencia, escuchar a los demás, trabajar duro y no perder nunca la motivación», desvela Laura. «Yo sí creo que el trabajo de periodista es el mejor oficio del mundo, no me encuentro contagiada por la sensación de desánimo», explica la fotógrafa, que trabaja también en el diario digital andalucesdiario.es junto con Antonio Avendaño. «Es cierto que hay menos recursos, pero no menos calidad», defiende. «Se trabaja haciendo más con menos, prima la urgencia y todo afecta a la calidad del resultado», argumenta.

«No me imagino haciendo otro trabajo. Lo amo. Me emociono viendo buenas fotografías y admiro todas las profesiones que tengan un alto componente de creación», confiesa la fotoperiodista. «Qué gran oficio», ratifica.

Optimista, enamorada de la profesión y con la mirada experimentada. El mundo sigue mirando Sevilla a través de los ojos marrones de la fotoperiodista Laura León.