Una cerveza artesanalmente inglesa pero con un sabor tan andaluz como su nombre. «Albero» ha nacido en Sevilla para revolucionar el mercado de la cerveza artesanal y hacer las delicias de los paladares más exquisitos.

En sus cuatro meses de vida, la cervecería Internacional Europa, la abacería Reinas o el Arenero, entre otras muchas cervecerías del casco antiguo sevillano, han querido dejar un hueco en sus estanterías repletas de marcas consagradas de cerveza para que «Albero» forme parte de la oferta «espumosa» de estos locales de referencia local y turística.

Detrás de este gran lanzamiento están un ingeniero químico y su hermano, que habiendo vivido la tradición cervecera desde muy pequeños «mi abuelo y mi tío están muy relacionados con este mundo desde hace muchos años» ha decidido que ante la falta de ofertas laborales, lo mejor era crearse su propio puesto de trabajo. «Creamos muchas variedades, estuvimos 8 o 9 meses creando el producto que fue elegido a través de una cata a ciegas, entre todas las que habíamos diseñado» comenta Carlos Gutiérrez, el joven padre de «Albero».

Instalarse en el polígono Pisa y levantar ahí la «industria Albero» es un trabajo que lleva su tiempo. Pero es ahí, en ese pequeño local donde puede conocerse el proceso de elaboración de una cerveza 100% artesana.

Método de elaboración

«Utilizamos el método clásico inglés por infusión simple» comienza a explicar Carlos. «Lo primero que hacemos es calentar agua» una cocción que se realizará previendo la caída térmica que sufrirá después. La infusión a una única temperatura, de ahí el nombre del método, durará un par de horas. «El resultado será un mosto rico en azúcares» fundamental para el resultado final de la cerveza ya que la cantidad de azúcares dará más o menos alcohol durante la fermentación, un elemento determinante para dar cuerpo al producto final.

Extraído el mosto «se lleva a un cocedor donde se hierve junto con el lúpulo que le introducirá el sabor y olor típico a cerveza». A raíz de ahí toca «pasar al intercambiador de calor hasta alcanzar una temperatura de fermentación que, en nuestro caso, es alta» lo que la convierte en un tipo de cerveza de las llamadas «ale» y caracterizadas por ser ligeras de cuerpo, suaves y menos secas que las otras.

«La fermentación se hace en dos fases, una primera que dura cinco días y una segunda fermentación que termina en tres días. Una vez fermentada, se lleva a la botella y ahí se le añaden azúcares nuevos para despertar a la levadura» última fase del proceso, que permite que hasta los gases de esta cerveza sean creados de forma natural.

Cervezas artesanas VS cervezas comerciales

«Albero» no pretende competir con marcas conocidas, «Albero» va destinada a otro tipo de público «cada uno tiene su sitio en el mercado» comenta Carlos quien cree que cervezas renombradas en nuestro país son totalmente compatibles con «Albero» ya que esta última busca paladares que quieran probar algo diferente, que tal y como pasa en el vino, se elija un nombre u otro dependiendo de lo que apatezca saborear en ese momento.

Y dentro de la artesanía y la sevillanía que desprende esta marca de cerveza, «con «Albero» quería desmarcarme de diseños barrocos, tirar por el minimalista como este dibujo tan sencillo, porque lo importante esta dentro y eso es lo que quería transmitir con el diseño» además Carlos «quería que el nombre implicara la ciudad de Sevilla y tenemos algo tan único como el albero».

Si en cuatro meses sevillanos, catalanes y ciudadrealeños ya han visto en sus cervecerías la artesana «Albero», el futuro que se dibuja ante esta creación sevillana es bastante prometedor y quizá sea un paso hacia delante en la cultura cervecera pues aunque en España ya hay unas 500 marcas de cerveza artesana, «a España le falta ese localismo en cuanto a la cerveza, en Estados Unidos y otros muchos países europeos, la cerveza local es la más consumida». Quién sabe a lo mejor sea «Albero» la que siembre una nueva tendencia en las tradiciones cerveceras españolas.