Un deportista nato, profesor de educación física, estudiante de Inef y entrenador del equipo Amigos Deportivos del Cerro del Águila. Marco Fernández lleva jugando al fútbol desde que era muy pequeño, ahora a sus 30 años lo sigue haciendo. No ha llegado a convertirse en un futbolista profesional, pero todavía tiene la oportunidad y la esperanza de llegar a ser un entrenador reconocido.

Personalmente, como preparador tiene un gran ídolo, Pep Guardiola es su ejemplo a seguir. Se siente muy identificado con el juego que hace el extrenador del Fútbol Club Barcelona. «Me gustaría dedicarme a esto profesionalmente», apunta «aunque soy consciente de que es un mundo en el que existe mucha competitividad».

Al mando de Amigos Deportivos del Cerro del Águila ha conseguido el cariño y el respeto de todos los cerreños. Allí donde va con el grupo le acompañan un gran número de seguidores, y es que ha sembrado la ilusión en todos aquellos en los que creen en este equipo. Además, ha depositado su confianza en muchos futbolistas de la zona, lo que ha hecho que los aficionados se vuelquen aún más con el conjunto.

La nueva temporada ha empezado con aires renovados. «La temporada pasada nos sirvió para aprender mucho. Teníamos un equipo con una media de edad muy joven y esto pasó factura. Sin embargo, en esta etapa ya estamos dando mucha guerra», comenta el entrenador e insiste «este año contamos con jugadores muy fuertes, con muchas ambición y con un juego muy intenso». Entre sus metas tiene la de subir al club a la categoría de Primera Andaluza. «Aún nos queda mucho por hacer, pero vamos por buen camino», confiesa.

Hasta el momento se encuentran situados en lo más alto de la categoría. Este fin de semana han empatado a cero con Los Palacios Club de Fútbol, un resultado que les permite seguir creyendo en su sueño. «Quedan muchos partidos por delante y vamos a seguir en la misma línea», finaliza diciendo Fernández.