Victorio Rafael Soubirán lleva 33 años dedicados a contagiar la pasión por el deporte a los chavales de Padre Pío y de los barrios más cercanos como Su Eminencia, La Doctora y La Negrilla. Ha pasado por distintos equipos de fútbol, hoy extintos o fusionados -como el mítico Gorra CF- pero en cada uno de ellos ha dejado su impronta y su manera de entender el juego.

Actualmente, lleva más de una década presidiendo el Club Deportivo Padre Pío, una entidad que nació en el año 95 y en la que los méritos no se cuentan por puntos, sino por obras benéficas, ya que el club realiza una importante labor educativa y social. «Nuestro objetivo principal es quitar a los niños de la calle, para que aprendan valores como el respeto, la deportividad y el trabajo en equipo, practicando una actividad que les gusta como es el fútbol. Una vez conseguido esto, si además vienen buenos resultados pues mucho mejor, pero la filosofía del club camina en este orden y no al contrario», declara Victorio.

Asegura que se siente «satisfecho» con lo que hace, y que le llena de orgullo «la confianza que mis vecinos depositan en mí, gracias a la cual hoy cuento con la segunda generación de los jugadores del CD Padre Pío, pues entrené primero a los padres y ahora entreno a sus hijos, y esa es la mejor señal de que algo estaré haciendo bien», apunta el presidente.

El club cuenta con un total de siete equipos federados: Iniciación, Prebenjamín, Benjamín, Alevín, Infantil, Cadete y Senior, que entrenan todos los lunes, martes y jueves en el Centro Deportivo La Doctora-Padre Pío, donde se suele realizar también la entrega de trofeos que tendrá lugar en este mes de mayo.

El presidente asegura que la relación del club deportivo con el resto de entidades del barrio es «muy buena», y prueba de ello es que «todo el barrio se vuelca en el partido benéfico que organizamos en Navidad entre el equipo senior del CD Padre Pío y el equipo de la Policía Local de Sevilla, con el objetivo de recaudar alimentos para las familias más necesitadas de la zona y donde superamos la recaudación de los mil kilos».

Los buenos resultados conseguidos animan a la entidad a repetir la experiencia este año, aunque con algunas novedades, ya que la idea que baraja Victorio es «organizar un encuentro benéfico en el que participen todas las categorías, y así tener más posibilidades de recoger alimentos en esta edición».

Aparte de esta iniciativa, la directiva del club deportivo espera poder iniciar este año las obras de la que será su sede, un local situado en la calle Santaella, en La Negrilla, propiedad del Ayuntamiento de Sevilla y cedido por 25 años a la entidad. Se trata de un inmueble que se encuentra «en bruto, por lo que es necesario acondicionarlo como sede del CD Padre Pío y de la peña, una obra que realizaríamos entre todos los miembros del club con la ayuda de los vecinos, pero para la que necesitamos mucho dinero».

Por ello, el club lleva durante los últimos años realizando distintas actividades con el objetivo de recaudar fondos, como rifas que se organizan a lo largo del año. Además, para este verano, la directiva piensa en «organizar viajes lúdicos y culturales, bien a la playa u otros destinos, en los que además de estrechar lazos entre los vecinos y convivir todos en una jornada fuera del barrio sirva para dar un empujón a nuestra obra», enfatiza el presidete.