Joana Jiménez saltó al estrellato tras ganar la primera edición del programa de Canal Sur «Se llama copla», hace ya cinco años. Hoy día, es una de las voces más conocidas y reconocidas de este género musical, así como del flamenco, pues los entendidos ven en esta artista sevillana, nacida en el barrio de Palmete, «una mezcla de Lola Flores, Marifé de Triana e Isabel Pantoja, aunque yo procuro siempre que prevalezca mi sello en cada actuación», declara.

La fama y los autógrafos no la han separado de sus orígenes ni de su barriada, pues asegura que «para saber dónde vas no te puedes olvidar de dónde vienes, y yo me siento muy orgullosa de ser de un entorno obrero y de gente humilde como es Palmete». Actualmente Joana reside en la provincia de Sevilla, aunque señala que «voy muchas veces al barrio porque allí vive mi familia y tengo muchos amigos y conocidos. Mis vecinos me han apoyado siempre en mi carrera y me demuestran un gran cariño».

Recuerda, con una sonrisa en los labios, sus actuaciones en la Velá de Palmete y en la del Cerro del Águila: «Casi siempre cantaba los sábados y todo el barrio se echaba a la calle para verme. Conservo recuerdos muy bonitos de entonces, pues para mí cantarle a mi barrio era como cantarle a mi familia, a una gran familia».

Joana Jiménez fue una niña muy precoz ya que canturreaba antes incluso de aprender a hablar, pues «en la guardería realicé mi primera grabación, el Fandango del Canario». Asegura que su vena artística la ha heredado de su madre, quien también canta «como los ángeles» y explica que la banda sonora de su vida «ha sido la voz de mi madre cantando las canciones de Marifé de Triana».

Con apenas ocho años realizó su primera actuación ante el público en el teatro Álvarez Quintero. Un año después, comenzó a estudiar solfeo en el Conservatorio Superior de Música y ha sido discípula también de los mejores profesores de cante, entre ellos Antonio AGE, el maestro Yllescas, Manuel Alonso Borriño o Adelita Domingo, entre otros.

Pero fue a partir de los 18 años cuando decidió dedicarse a la música de manera profesional, tras pasar un casting en Sevilla para trabajar en un espectáculo de variedades en el teatro Príncipe de Madrid, ciudad en la que estuvo viviendo nueve años, hasta que sus ojos se posaron sobre un anuncio para un programa de la televisión andaluza que le daría «muchas satisfacciones» y «una de las experiencias más bonitas» de su vida.

Desde que se hizo con el premio en «Se llama copla» su carrera no ha parado, pues cuenta con tres discos en el mercado y «ahora mismo estoy dándole vueltas al nuevo trabajo, pues la idea es que salga antes de Navidad», añade. Además, el próximo 7 de marzo estrenará en Barcelona un espectáculo en el que actuará acompañada de un piano y un bailaor, y que la llevará de gira por ciudades como Puerto Real (22 de marzo), Úbeda (30 de marzo) y Madrid (17 de abril).