Manuel Pozuelo seguramente a estas horas ya no se acuerde de lo que pasó ayer cuando caía el sol sobre la plazoleta que a partir ya lleva su nombre. Su enfermedad, que elimina los recuerdos, le dio una tregua durante unos instantes para asistir a un homenaje que la ciudad le dio en su honor. El protagonista de esta historia vio cómo le rotulaban una plazuela en su honor en el barrio al que le dio todo: La Rosaleda, en el Cerro-Amate.

A su llegada a las plazoleta fue recibido entre aplausos y «vivas», momentos de alegría que dieron paso a las emocionantes lágrimas de muchos de los presentes. Pozuelo era consciente de todo. Su llanto fue el reflejo de ese momento de lucidez que tanto agradecieron sus hijos y su esposa.

manuel-pozuelo-homenaje3Este vecino de la calle Tamar, a sus 84 años, recibió de manos del Ayuntamiento de Sevilla el mayor reconocimiento que le podrían hacer. Un homenaje por una vida dedicada a su barrio y a sus vecinos. Manuel empleó toda su vida en ayudar a todo aquel que tenía cerca, enseñando a su vecinos a rellenar documentos administrativos. A base de constancia, consiguió que el autobús pasara por su barriada y logró muchas obras en la calles del barrio que le vio crecer para mejorar la calidad de vida de los que hoy le acompañaban en este gran acontecimiento.

Los gestos de cariño de sus familiares y amigos no cesaron en toda la tarde. Su mujer le acariciaba la cara, orgullosa de sus éxitos y sus hijos mostraban su afecto a través de abrazos.

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, fue el encargado de destapar la placa con el nombre de Manuel Pozuelo. Zoido tuvo unas palabras de afecto para Manuel y sus familiares: «Él es un ejemplo de solidaridad, compañerismo y generosidad, al final la vida muchas veces juega malas pasadas y Manuel tiene sus pequeñas lagunas, pero su brillante trayectoria en la vida  hace que todos estemos hoy aquí en su honor».

En el acto también estuvo presente el delegado del Distrito Cerro-Amate, José Miguel Luque, que fue uno de los promotores junto a los miembros de la asociación La Rosaleda de esta iniciativa. Ayer todos se sintieron orgullosos de este reconocimiento a un vecino incansable.