Hoy, Viernes de Dolores, toca madrugar en Padre Pío. Desde primeras horas de la mañana, las vecinas de la calle Ronda de la Doctora -justo en frente de la parroquia del Buen Pastor y San Juan de la Cruz- se afanan en vestir sus balcones con faldones en rojo granate, el color de la Pasión, para conmemorar el «Día Grande» de la Hermandad del barrio, pues si el tiempo lo permite, esta tarde iniciará su estación de penitencia hacia la Parroquia de los Dolores del Cerro del Águila.

«Hace unos cinco o seis años, las vecinas de la calle nos pusimos de acuerdo para adornar los balcones de nuestras casas, ya que queríamos contribuir a un día que es muy especial para el barrio. Nosotras mismas compramos la tela y cosimos los faldones y, desde entonces, todos los años venimos vistiendo y acicalando las fachadas, pues intentamos colaborar con la hermandad en todo lo que podemos», señala Rosario Román, residente en Ronda de la Doctora.

Román, hermana de la corporación de Padre Pío desde el año 94, asegura que normalmente, si el tiempo acompaña, los adornos se colocan la noche previa al Viernes de Dolores, pero «como hay amenaza de lluvia, esperaremos a ese mismo día, aunque desde primeras horas de la mañana estaremos planchando, rematando y poniéndolo todo a punto por si el tiempo da una tregua». A las puertas de la parroquia «se concentra todo el barrio, y nos gusta que nuestras casas luzcan lo mejor posible para una ocasión tan especial», señala esta vecina.

Por otra parte, los negocios del barrio también se han preparado para atender a los miles de fieles que esperarán en la calle el paso de la Hermandad Sacramental de la Santa Cruz en el Monte Calvario y Cofradía de Nazarenos Nuestro Padre Jesús de la Salud y Clemencia, Santísima Virgen Madre de la Divina Gracia y San Juan de la Cruz.

El que cuenta con más tradición cofrade es el «Bar Baraka», ya que «hay costumbre de que los costaleros se vistan aquí», señala Ismael Durán, propietario. Para el día de hoy, el local se ha dotado «con el triple del suministro habitual», pues «la cerveza, los refrescos, el agua y el café es lo que más se vende, según la experiencia de otros años». No obstante, pese a que es uno de los días más fuertes en ventas, el dueño asegura que «tampoco sale tan rentable, pues también se duplican las horas de trabajo, y esas hay que pagarlas».

En el mismo sentido se pronuncia Juan Antonio Fernández, camarero de «Pizzería Jovanni», que señala que «nuestro horario de apertura será de siete de la mañana a dos de la madrugada, pues estaremos trabajando hasta que se recoja el paso». Asegura que «sobre todo vendemos cervezas, sándwiches y pizzas por la noche, pero también influye mucho el tiempo que haga». De hecho, «si hiciera un buen día, la idea es montar la terraza que ponemos en verano, que incluye 12 veladores más en la calle, pero si llueve, igual no cubrimos ni los gastos», manifiesta.

La Hermandad tiene previsto iniciar su salida a las 17:45 horas y llegar al Cerro del Águila alrededor de las 21:00 horas. El cortejo estará conformado por unos 175 nazarenos y el itinerario previsto es de 4,8 kilómetros, incluyendo la vuelta a la parroquia del Buen Pastor y San Juan de la Cruz. En caso de lluvia una vez que los titulares están en la calle, la corporación ha previsto «un itinerario alternativo que acorta unos 600 metros», declara Diego Borrego, diputado mayor de Gobierno.