Cuando a sus 15 años llenaba La Carbonería cantando sus canciones con el único acompañamiento de su guitarra ya muchos pensaron que Javi Osorio había «Nacido para brillar», pero este artista supo esquivar «Las manos del poder» y fijar su sueño en su felicidad, o viceversa. Le quedaba «Creer en mí» y esbozar el camino que le llevase al destino que sólo él conocía y que sus logros y tropiezos terminarían de perfilar. Con un padrino musical como Alfonso del Valle, un compañero de batalla como Mario Díaz y admiradoras como La Mari de Chambao él continuó su ruta hacia un «Paraíso» que parece alcanzado, porque es mejor no pensar que «Quizá solo haya sido un ángel».

Javi Osorio comenzó a actuar en la mítica Carbonería de Sevilla con tan sólo 17 años. Ahí empezó a escribir sus primeras canciones y a mostrarlas al público. Tras seis años tocando allí todos los miércoles y 10 maquetas, prepara una banda que le acompañará varios años bajo el nombre de Javi Osorio y Los Santos Perversos y con la que recorre multitud de locales de Andalucía, Extremadura, Madrid… etc.

Durante su andadura gana varios concursos como cantante, poeta y narrador y hace colaboraciones con artistas como Mario Díaz y comparte escenario con Los Aslánditicos, Albertucho, o Son de Nadie. En 2008 hace su última maqueta Jaque al Tuerto donde mezcla su pasión por la narrativa con música swing y un estilo poco usual en el panorama musical, tanto por la temática de los temas como por su peculiar forma de cantar.

Fue entonces cuando Javi tuvo «una crisis musical, vendí mi guitarra y quemé la casa prácticamente, que la tenía llena de letras y papeles». En ese momento en el que Osorio lo daba todo por perdido, en el que pensaba que se había desviado tanto de su camino que nunca iba a alcanzar su sueño, fue en ese momento cuando apareció Lore Sánchez, su actual representante «ella fue el germen que me dio el disco». Lore, actriz y relaciones públicas le dio a Javi la fuerza que parecía haberse esfumado, le devolvió las ganas de hacer su música.

«De forma natural»

Con un aire nuevo, la ayuda de Lore y el incondicional apoyo de Alfonso del Valle y Mario Díaz, Osorio y su representante hicieron las maletas y se encerraron un mes entero en un estudio de Benicarló «no salimos del estudio ni un día, dormíamos y comíamos allí, nunca habíamos vivido en un estudio y fue una experiencia brutal». Cuando las once canciones, con música y letra de Javi Osorio, estuvieron grabadas comenzó el periodo de «los ataques de ansiedad», al artista la espera del disco se le hizo eterna pero «la solucionaba con paseos por el parque sacando a mi perro». Y el disco llegó «era como mi hijo» un descendiente criado y querido.

«De forma natural» es un disco en el que Javi Osorio ha «vuelto al principio, a canciones con las que la gente pueda sentirse indentificada, canciones alegres que tratan experiencias diarias, cada vez que lo escucho es como si me lo hubiera escrito a mí mismo». Con la colaboración de Mario Díaz en el single «No te abandonaré» y canciones frescas como «Cayendo» o «La habitación de jugar», el disco de Javi Osorio esta lleno de ritmos diferentes en el que cada canción no tiene nada que ver con la anterior, bueno, sí, que todas tienen la firma única de Javi Osorio.

Tan único como que hasta la «funda» del disco es original. Fresca, divertida, sencilla y, sobre todo, «Natural» así es este disco porque así es Javi Osorio. Humildad que se puede ver de un vistazo en el videoclip «Cayendo», un paseo en coche por su barrio, Parque Alcosa, sin decorados, retoques ni cromas, solo Javi y sus calles.

En menos de tres meses ya tiene cerrado varios conciertos, vendidos más de 500 discos y llamadas de interés procedentes de Barcelona o Bilbao, «esta yendo mejor de lo que imaginábamos». Aun así, Lore y Javi van paso por paso «vivimos el día porque como vivamos el mañana, perdemos el hoy» comenta Lore y es que aunque quieren crear de esto su futuro «yo no quiero hacerme millonario, quiero poder vivir de esto, de mis canciones, de lo que me gusta».

Aquel chico que hace 15 años cantaba sus canciones en La Carbonería ahora se encuentra «subiendo, escalando» sin prisas pero con pausa, porque merece la pena disfrutar de lo soñado así como escuchar sus canciones que se pueden escuchar en Spotify y adquirir en su web y, por qué no, ver en sus conciertos. A Javi Osorio hay que seguirlo muy de cerca.