Los futboleros más pequeños de Torreblanca marcarán la fecha de ayer con cariño en el calendario. Sin esperarlo, el descampado que conforman las calles Sicomoro y Álamo se convirtió en el «Teatro de los Sueños» de Sevilla. No sólo por la ilusión y las ganas de hacer deporte, que las hubo, y a raudales, sino por contar con la presencia del exfutbolista del Manchester United, Gary Neville.

Era su primera vez en la ciudad, «que le ha fascinado». Tras visitar durante la mañana la sede central de Abengoa, en el Campus Palmas Altas, y destacar el papel de la tecnología en el deporte, Neville quiso acercarse a Torreblanca para conocer de primera mano el proyecto social (PEyC) que la empresa lleva a cabo en el barrio.

Neville se recuesta en la portería, pintada para la ocasión / J.J. Úbeda

Neville se recuesta en la portería, pintada para la ocasión / Juan José Úbeda

Sobre todo para «mezclarse con la comunidad». Autógrafos, fotografías y consejos variados que acabaron en una «pachanguita», en la que la estrella internacional no dudó en participar ante el asombro y satisfacción de los jóvenes contrincantes.

Vuelta a los orígenes

No importa cuantos partidos haya disputado en el Old Trafford, ni cuántas veces haya participado en la Premier League, la EuroCopa o la Copa del Mundo. Neville recordó que el improvisado campo, que delimitaron artesanalmente con cal algunos voluntarios, era «muy parecido a aquellos en los que jugaba cuando era un joven habitante de la periferia de Manchester y tenía el sueño de ser futbolista». «Así es como se aprende a jugar, a controlar el balón», añadió.

Asimismo, el inglés trasladó al joven público la «importancia del trabajo duro para lograr las metas», algo que podrán conseguir más fácilmente gracias a «las fantásticas instalaciones y actividades que tienen en el proyecto».

Neville hizo hincapié en «ir siempre con el respeto por delante. A la familia, los profesores y los mayores» y disfrutar «haciendo lo que a uno le gusta, con los amigos. Como el fútbol». Incluso bromeó comparando el clima de Sevilla con el de Manchester, pues «es un regalo jugar aquí».

El proyecto

El programa PEyC (Personas, Educación y Comunidades, Comprometidos con el desarrollo) es uno de los pilares de la acción social de Abengoa, que surge en Argentina en 2005. Ocho años más tarde recala en España, siendo Sevilla el único punto donde opera hasta la fecha, aunque con intención de ampliar a una segunda sede.

Como en el resto de los 9 países en los que tiene presencia, a los que se han unido recientemente SRI Lanka y Sudáfrica, la gestión de campo se hace a través de una organización local. Las Hermanas de la Cruz, en este caso y, curiosamente, en el de Argentina.

Gary Neville en las instalaciones del PEyC en Torreblanca / Juan José Úbeda

Gary Neville en las instalaciones del PEyC en Torreblanca / Juan José Úbeda

La intención es dinamizar zonas en riesgo de exclusión social a través de la formación. Para ello, un equipo de psicólogos, asistentes sociales y monitores trabajan con un total de 150 usuarios, de entre 3 y 16 años, de los cuales 60 son niños. A la orientación laboral y la protección social en los casos más adultos se une el refuerzo escolar de los pequeños, a menudo a través del deporte.

«Es una forma de contención muy útil. Mientras los niños practican deporte están alejados de otras cuestiones, además de recibir unos valores vitales para la vida como la pertenencia a un equipo, y la necesidad de superarse y entregarse a una causa», explica Victoria Sánchez, directora de Responsabilidad Social Corporativa de Abengoa.

«Gary Neville es el ejemplo perfecto de lo que buscamos, un referente tanto en el tema de la sostenibilidad, como en responsabilidad general», añade. No en vano, el Manchester United, del que es embajador en materia medioambiental, fue el primer Club inglés en obtener la norma de sostenibilidad ISO 14001.