En el caso de Alberto Jarana «el comienzo de una gran amistad» no era la última frase de una historia épica sino el principio de lo que es hoy su día a día y lo que será el futuro no solo de su vida, sino de cientos de sevillanos que acabaran sucumbiendo a los encantos y proyecciones del chino.

Todo comenzó cuando Alberto trabajaba enfrente de un almacén regentado por personas de procedencia china, la relación con el propietario del mismo fue siendo cada vez más estrecha «era una persona muy abierta e hice amistad con ella, de hecho vino a mi comer en Navidad y lo sigue haciendo a día de hoy, en esas fechas hay más chinos en mi casa que españoles» cuenta Alberto.

La cercanía con su nuevo amigo chino y los negocios que Alberto tenía en ese gran país abrió aun más la mente empresarial del sevillano, «ellos estan siempre abriendo negocios, aquí la gente que tiene uno difícilmente aspira a tener más, ellos tienen una mente empresarial más ambiciosa y con mucha más proyección de futuro» comenta jarana quien se fue haciendo un experto en costumbres y economía del gigante asiático. Varias son las visitas anuales que Jarana hace a China, más que suficientes para poder expresar con conocimiento de causa que «China esta creciendo económica y socialmente, lo que han perdido en un siglo y medio lo están recuperando en muy poco tiempo, no tendría que estar sometido a debate que China va a llegar a ser el primer país del mundo».

Esta claro que con tan buena relación con habitantes chinos y su permanente relación laboral con el país asiático, Alberto domina el chino además de otros tantos idiomas. Desde el punto de vista de un hombre de negocios como él «España esta apostando ahora con el inglés, pero los españoles deberían saber al menos tres idiomas porque hay que tener en cuenta que somos el segundo país del mundo receptor de turistas» por eso, unido a las razones que avalan el chino «hay dos motivos claros por los que aprender chino, el primero es porque en el futuro, el que sepa chino tiene trabajo seguro y el segundo es que China es un filón económico y social».

Con esta idea hace unos meses que se fundó Shangay Academy en Sevilla Este. Una escuela con gran profesionalidad en la que las profesoras son todas nativas y los servicios para hacerse con esta lengua son muy diversos. Desde chino empresarial, para las personas que necesiten un vocabulario específico hasta clases para los más pequeños de la casa, para que crezcan aprendiendo una lengua tan diferente a la española.

Bajo su experiencia propia Alberto «el chino mandarín es el único idioma tonal que requiere el trabajo de los dos hemisferios, el del idioma y el de la música. Es un idioma que tiene cuatro tonos y según cual se use un mismo término puede significar una cosa u otra». A simplre vista «puede parecer difícil y los primero días de aprendizaje son muy duros pero como tiene una gramática muy sencilla, en cuanto lo coges se aprende muy rápido».

Los niños chinos adoptados por familias españolas son un importante público para Shangay Academy «sus familias quieren que no pierdan sus orígines ni su lengua materna» pero ya son muchas las familias sevillanas que han apostado por este idioma para que sus hijos desde pequeños se hagan con él. Algunos colegios de la zona como «La Luna» ya se han apuntado en su programación del curso 2013-2014 clases de chino para sus alumnos.

Aprender idiomas nunca esta de más y lejos de lo que se pueda pensar, nunca es tarde. Teniendo en cuenta la recomendación y el respaldo de un sevillano que conoce de sobra el gigante asiático no se puede dejar de lado que «estan ahí y son el motor de la economía». Con esto, no cabe duda, que es una interesante propuesta para el próximo curso.