Miguel Osuna es un viajero empedernido. Italia, Londres y Francia se las conocía ya de sobra y «se me quedaban pequeñas», así que un día decidió visitar un país más alejado, de esos que por aquí se hablan poco pero que Miguel tenía la sensación de que podía descrubir mucho en ellos. El lugar elegido fue Cracovia, le cambió la vida.

Así nace la asociación de amigos del Norte de Europa. En Polonia descubrieron un nuevo mundo, se dieron cuenta del poco conocimento que hay en Andalucía de esos países, «somos parte de la Unión Europea pero no sabemos nada de ella» explicaba Miguel. Con este fin, el de fomentar la cultura, Miguel y sus compañeros de viaje crearon esta asociación que pretende facilitar la visita a estos países y que se aprenda la forma de vivir y la historia que esconden sus habitantes.

«No es una agencia de viaje» remarca Miguel «nosotros queremos fomentar la cultura, facilitar el acceso a estos países con el fin de que sirva a nivel educacional y abra a Andalucía la conciencia de estos países». Una conciencia que debe inculcar alguien que ya conozca cada rincón de ese lugar. Por ello, aquellos que se iniciaron con la excursión a Cracovia son los que siempre acompañan al grupo de principiantes, para así poder aprovechar al máximo el viaje y que entiendan cada parte de la cultura de ese país.

Rutas por Noruega, Alemania y Polonia son las más repetidas. Miguel por ejemplo, ya ha ido a Alemania unas seis veces y a Noruega cuatro, es éste último el que tiene totalmente encandilado a Miguel, «los fiornos noruegos es algo que debería visitar todo el mundo antes de morir». Así que con esta trayectoria viajera es normal que Miguel ya conozca, tanto aquí como en el país de destino, a gente que le organice los viajes, les proponga descuentos de grupo y les invente nuevas rutas.

Con más de veinte socios repartidos por toda la comunidad andaluza que «no pagan ninguna cuota», estos amigos de Europa del Norte cada vez que pueden cogen la maleta y vuelven a visitar esas tierras. Por precios verdaderamente asequibles y que incluyen todo tipo de museos, monumentos y conomientos históricos del país, unirse a estos locos de Europa es tan simple como llamarles y mostrar esa pasión que ellos les movió un día para adentrarse en esta aventura.