En su posesión un premio literario de la Universidad de Columbia, Nueva York, cartas de reconocimiento firmadas por políticos de la talla de José María Aznar, Manuel Fraga o Soledad Becerril o incluso un agradecimento de su Majestad el Rey Juan Carlos I por el nombramiento de sus «Rimas al Viento» como texto de referencia en español en los Estados Unidos. Pero sin ir más lejos el reconocimiento más público y longevo sería en su barrio, el Parque Alcosa, donde se le va a dedicar una calle con su nombre. El poeta Juan Pachón podrá pasear por su calle, en vida.

Cuando le comunicaron la noticia no se lo podía creer, «no lo había imaginado ni soñado y mucho menos en vida» comenta Juan Pachón, piloto de profesión y poeta de vocación. La buena nueva llegaría más allá de lo imaginable «me llamó muchísima gente felicitándome; mi familia, mis vecinos y un muchas más personas que sintieron verdadera alegría al saber la noticia» cuenta emocionado mientras recuerda que hay tres personas en su vida que no podrán pasear por su calle pero que cada vez que él mismo la pise pensará en ellas «ojalá este momento lo hubiesen vivido mis padres, estarían orgullosísimos o mi mujer que falleció en 2009 y esto le hubiese emocionado tanto».

Porque aunque sí es cierto que los logros adquiridos son suyos y de nadie más, no todos los literatos son reconocidos en vida. «Desgraciadamente sabemos que cuando los grandes mueren es cuando vienen los honores y eso es muy triste porque no pueden disfrutarlo en vida. Es eso precisamente lo que hace aún más importante este momento, yo voy a poder gozar de esa enorme fortuna de ver y vivir el reconocimiento en vida».

Natural de «El Rubio» vendría a parar al Parque Alcosa con 21 años. Tras formar parte del ejército del aire a principios de los 70, Juan Pachón entraría en la plantilla del aeropuerto de San Pablo y, claro, «me vine a vivir al barrio que más cerca estaba del aeródromo y aquí sigo desde entonces, más de media vida en esta zona de la ciudad». A sus 61 años Juan va a ver a sus vecinos de siempre, a los que cuando él llegó eran niños o a los nuevos «alcoseños» pasear por «su calle» y es eso, precisamente, lo que no tiene precio, «mis vecinos van a pasear con sus niños por mi calle, es que no me lo creo, aún no puedo creérmelo» comenta orgulloso.

Al lado de un parque a «tan solo 100 metros de mi casa» concretamente entre Francisco Cortijo y la plaza Maestro Sánchez Rosa, estará su calle. Una vía que tendrá el privilegio de ser custodiada por su patrón: Juan Pachón. Sin duda, esto pocas veces ocurre y ha venido a pasar en el Parque Alcosa.