Para algunos, Feria es sinónimo de diversión, de fiesta, de ver a los amigos y de bailar sevillanas. Para otros, Feria es sinónimo de trabajo, mucho trabajo. Este último es el caso de los hermanos Romero que desde hace cinco años ven en esta fiesta popular la razón de su jornada laboral.

En la calle imprenta del polígono La Negrilla hay una nave donde se cose el color, la alegría y las ganas de vivir el mes de abril, bueno, el mes de abril, de mayo, de junio… porque en este lugar se respiran Aires de Feria durante todo el año.

Aires de Feria lleva cinco temporadas diseñando, arreglando y creando trajes de flamenca de calidad y a gusto de sus clientes. «La Feria de Abril es quizá el pistoletazo de salida, después vienen El Puerto, Jerez, Sanlúcar… todas las ferias españolas, sobre todo andaluzas, y con ellas nos llega la mayor carga de trabajo» explica Pepe Romero, gerente de Aires de Feria.

A los hermanos Romero lo de la moda flamenca les viene en la sangre. Hace unos años decidieron emprender y a día de hoy cuentan con cuatro tiendas repartidas por toda la provincia fruto de la confianza de sus clientes. El secreto, nos lo ha revelado Pepe «la calidad es lo que más nos distingue, en las tiendas nos dicen que da gusto vender nuestros trajes» pero la verdadera señal de que Aires de Feria tiene un toque especial es que «los clientes repiten».

Diseños a medida o compras de última hora, con esta marca no se queda sin traje nadie. La cortadora funciona a toda máquina y las empleados «trabajamos sin hora». Desde primera hora de la mañana hasta casi entrada la noche, ha llegado el momento, queda una semana para la feria de Sevilla y todos los clientes tienen que tener su traje listo. Y es que, si los trajes de Aires de Feria han viajado hasta Japón, ¿cuántos trajes de los Romero pasearán este año por el Ferial?