Es una broma recurrente en la ciudad. A buen seguro habrá oído mencionar a Sevilla Este en los chascarrillos de sus compañeros de trabajo, de sus amigos e incluso en películas de ficción o libros superventas. Justifican la chanza por la lejanía de un centro que se encuentra a unos ocho kilómetros. Pero, ¿cómo reaccionan sus vecinos ante la guasa?

«En Sevilla Este se vive muy bien», suele ser el argumento más veces repetido y también el que esgrime Lola, una vecina de la avenida de Las Ciencias. «Aquí hay mucha guasa y mucho sentido del humor, a mí personalmente no me sienta mal pero debo reconocer que el exceso cansa y aburre», añade. «Lo llevamos con resignación», confirma.

Que si que para ir a Sevilla Este hay que llevar pasaporte, que si vivir allí es hacerlo en Córdoba Oeste… son algunas de las mofas que aguantan los 101.136 habitantes de esta zona de Sevilla. Algunas han llegado a la gran pantalla. El largometraje «El mundo es nuestro», ópera prima del director Alfonso Sánchez, dedicaba un instante de su película a este barrio sevillano.

«Yo no quiero pagar una hipoteca por una casa en Sevilla Este. Ni quiero vivir en Sevilla Este. Que por mucho que lo diga tu madre, Sevilla Este no está cerca del centro. Sevilla Este está a tomar por culo», reprendía el actor Daniel Morilla a la actriz Olga Martínez en la cinta protagonizada por Alfonso Sánchez, «el Cabesa», y Alberto López, «el Culebra».

La broma, que forma parte de uno de los diálogos más chispeantes del metraje, arranca las carcajadas del público sevillano y del resto del mundo. «Es un caso de humor universal, Sevilla Este suena a lejos, y aunque pueda parecer una broma local, en todas las ciudades hay una zona más alejada en la que hay viviendas a mejor precio y suegras», explica el director de Mundo Ficción.

El 24 de julio de 1969, siendo José María Martínez Sánchez-Arjona ministro de Vivienda, un decreto comunicó la expropiación por utilidad pública de 776 hectáreas de suelo rústico en el sector oriental de Sevilla, en un espacio delimitado por el Polígono Industrial de la Carretera Amarilla, la barriada de Parque Alcosa, la carretera A-92 y el barrio de Torreblanca. Se trataba de un megaproyecto que pretendía construir un total de 30.436 viviendas, con una población total de 121.774 habitantes.2 El nombre inicial que se le asignó al sector fue el de Polígono Aeropuerto, más tarde se cambiaría por Sevilla Este.

Sevilla Este en Twitter

Si es por lejanía, Sevilla Este es superada por otros distritos de Sevilla. El barrio de Bellavista se encuentra situado a unos diez kilómetros del centro, tomando como referencia La plaza de la Encarnación. Más o menos a la misma distancia que Sevilla Este, unos 8 kilómetros, está el barrio de Aeropuerto Viejo, perteneciente al Distrito Norte; y más lejos, a nueve kilómetros, se encuentra Valdezorras, también de la zona norte de la ciudad.

«En parte, los chistes sobre Sevilla Este me hacen gracia, porque aunque sea mi barrio actual, yo me siento de Triana, porque allí me crié», argumenta Francisco. «No hay nada más típico de Sevilla Este, aparte de la cúpula del palacio de congresos, que no ser de Sevilla Este; este barrio, al ser relativamente nuevo, está hecho a partir de retales de vecinos de otras zonas», explica. «Así que nos encontramos cómodos con la broma, porque todavía no nos duele, a las generaciones que ya se han criado aquí, sí les puede molestar más», confirma.

Al hablar de Sevilla Este y de bromas, la referencia obligada es Julio Muñoz Gijón, y su alter ego en las redes sociales @RancioSevillano, un azote para los vecinos de la zona este. Tal es la fijación del autor de libros como «El asesino de la regañá» o «El crimen del palodú», que el título de su tercera novela será «El prisionero de Sevilla Este».

«Era por compensar, por las bromas y años de humor, llevar la historia a Sevilla Este es mi forma de darle su sitio», confiesa Muñoz Gijón. «En la primera novela se iba a Marbella; en la segunda, toda la historia se desarrolla en Sevilla; y en esta última, parte del argumento se lleva a cabo en Madrid. Nos hemos animado con esto de viajar, hemos perdido el miedo y nos vamos a Sevilla Este. Por este orden, primero vamos a Madrid y luego a Sevilla Este, que está más lejos. (Más risas). Fuera de bromas, Sevilla Este es la clave; de hecho, la novela nace ahí», explica el autor.