Ya es oficial. El próximo 30 de septiembre, el acuario de Sevilla abrirá sus puertas a propios y extraños. Desde aquí le planteamos profundizar aún más en la materia con el aquascaping, ahora que el avistamiento de peces se convertirá en una nueva oferta de ocio en la ciudad.

Debe saber que habrá contacto directo con las rocas y las plantas marinas, que debe controlar exhaustivamente el dióxido de carbono y que una mala decisión puede suponer un final prematuro.

Pero tranquilo. No se asuste. Aunque el nombre bien parezca el de un deporte extremo en el que el objetivo sea escapar de un tanque repleto de agua al más puro estilo Houdini, el aquascaping no le conllevará más peligro que el de convertirse en un perfeccionista «jardinero».

Se trata de una forma de paisajismo aplicada a los acuarios, ya sea a nivel doméstico o profesional, en el que prima la armonía visual y compositiva sin dejar de lado ciertas consideraciones físicas como el citado control del Co2, de la iluminación o de las filtraciones y una correcta elección de los materiales.

Al tratarse de un «jardín» acuático, en contacto con especies marinas, su aspecto irá modificándose con el tiempo como resultado de esa vida que alberga, por lo que habrá que estimar la manera en que evolucionará. En algunos casos consiguen la apariencia de un auténtico bosque en miniatura. Cada uno con su nombre, como suele ocurrir con el resto de obras intelectuales.

El acuario «Apolo», de Alberto Álvarez / Colectivo Acuadiseño Español

El acuario «Apolo», de Alberto Álvarez / Colectivo Acuadiseño Español

Aunque le pueda resultar una novedad, en Sevilla esta forma de «arte natural» cuenta con una larga tradición y no menos adeptos, que se medirán el próximo 6 de diciembre en un concurso de nano-paisajismo, en el que tendrán que montar y decorar su acuario «in situ», siempre que se inscriban en este enlace antes del 29 de noviembre.

Así lo explica Luis Troyano, presidente de la Asociación de Acuariofilia de Sevilla, que organiza el concurso: «el aquascaping existe casi desde que surgió nuestra entidad. En los años 80 se revolucionó con el estilo holandés, que incluía más cantidad y diversidad de plantas, y en los últimos años el que impera es el japonés, con Takeshi Amano como figura».

Troyano incide en la gran afición que existe en Sevilla, «de donde han salido potentes competidores que han medido su expresión artística en el AGA Aquascaping Contest, el concurso a nivel mundial».

En su «versión» sevillana, el veredicto irá relacionado con la utilización de espacios en el interior del tanque, el uso del color, la calidad de las plantas y sus posibilidades de mantenimiento, la armonía general y, como no, la originalidad del montaje.

Esto es «Riu sec», de Bernat Hosca, un acuario donde hay que reparar en los detalles para diferenciarlo de una montaña boscosa / Colectivo Acuadiseño Español

¿Montaña o acuario? Este es «Riu sec», de Bernat Hosca / Colectivo Acuadiseño Español

Se trata de un apartado más de la «Expoaquarium 2014», que en su tercera edición (tras la última en 2012), vuelve con 300 m2 de espacio expositivo en el que se exhibirán creaciones de lo más variada, incluyendo acuarios de medusas, de tipo marino-artificial y de papiroflexia, además de conferencias y contacto con fabricantes.

La muestra tendrá lugar en el centro comercial Zona Este entre el 5 y 8 de diciembre, y llega en una fecha importante para la Asociación de Acuariofilia de Sevilla, pues cumple este año medio siglo de existencia. Está prevista una muestra conmemorativa de tal efemérides con el flamante acuario hispalense como conveniente museo.