«Un reconocimiento a los Reyes y Sultanes que allá por los siglos XIII y XIV nos dejaron un legado tan bello como su misma obra, al coincidir en el tiempo y crear una amistad entre las ciudades de Sevilla y Granada». Éste es el motivo por el que Eduardo Cambil Chamorro ha decidido exponer en el Centro Cívico El Tejar del Mellizo, en Los Remedios, dieciocho fotografías que muestran ese paralelismo entre ambas ciudades hermanadas por la arquitectura «con puro sentimiento musulmán».

Bajo el nombre «Entre Sevilla y Granada», esta exposición podrá visitarse hasta el próximo 27 de febrero pudiendo contemplar preciosas estampas tomadas por el propio autor de la muestra. «El yeso, el barniz, los mocárabes, el gusto por la combinación de colores, y esos jardines, fuentes y flora convirtieron ambas ciudades en el sueño de las«Entre Sevilla y Granada», una joya fotográfica en Los Remedios Mil y una noches», detalla Cambil.

Su deseo de dar a conocer este legado le ha llevado a profundizar más en la historia, de la que se confiesa un apasionado. «Yo me desplacé a Granada en el año 2012, cuando se acababa de inauguar el patio de los leones, y conseguí sacar fotografías exclusivamente de La Alhambra», asegura. Más de cien fotografías que clasificó y, posteriormente, no dudó en captar con su objetivo otras tantas de los Reales Alcázares de Sevilla.

En el aula de informática al que asistía en El Tejar del Mellizo, le animaron a exponer estas instantáneas y para ello, Cambil realizó una ardua labor de investigación para documentarse con datos «reales» sobre la historia. En la exposición, reposa sobre una mesa un libro repleto de comentarios y felicitaciones de los visitantes. Aquí, el autor ha querido además plasmar una breve descripción de su obra y el por qué de esta exposición para que «el público que lo visite supiera el motivo».

La cúpula del salón de embajadores, el cuarto del almirante, la alcoba real o los jardines del Real Alcázar son algunas de las estampas sevillanas. De La Alhambra de Granada, otras tantas como la puerta o arco de las orejas, el partal o el Generalife. Eso sí, en todas ellas reza una explicación histórica para reseñar datos fehacientes al visitante.

Nacido en el Albaicín, a sus 73 años asegura que siempre ha tenido una cámara en su mano. Militar de profesión, dejó su Granada natal para cumplir con sus destinos, el último, Tablada, donde reside desde 1982. Ahora ha escrito un libro con textos y fotos de La Alhambra que espera poder publicar en un futuro próximo. Mientras tanto, ha conseguido «hermanar» aún más si cabe, Granada y Sevilla, trayendo un trocito de su tierra, con esta muestra abierta al público de lunes a viernes de 09.00 a 21.30 horas y los sábados de 09.00 a 14.30 horas.