Los Remedios es, sin duda, un barrio colmado de advocaciones. Sesenta y siete calles componen este distrito cuya urbanización no se realizó hasta el año 1928. Zona de inundaciones y huertas, tras décadas de construcciones y mejoras llegó a convertirse en algo más que un núcleo residencial o comercial de Sevilla. Y entre sus vías, la devoción se hizo patente dedicando casi el cuarenta por ciento de ellas a nombres de vírgenes.

Virgen de la Victoria, Virgen de las Montañas, Virgen de Loreto, Virgen de Luján, Virgen de Montserrat… y así hasta veinticinco calles. El nomenclátor muestra en esta zona que Los Remedios es el barrio con más vírgenes en el callejero sevillano.

De las más conocidas y transitadas, y eje neurálgico y vertebrador de la barriada es Virgen de Luján, patrona de la República Argentina y que recibe este nombre a raíz de la visita de Eva Duarte de Perón «Evita» a Sevilla en el año 1947. Y es que cada calle que responde a una de estas advocaciones marianas hacen referencia a patronas de otras ciudades como Virgen de África -patrona de Ceuta-, Virgen de Aguas Santas -patrona de Villaverde del Río-, Virgen de Begoña -patrona de Bilbao-, Virgen de Consolación -patrona de Utrera- o Virgen de Guaditoca -patrona de Guadalcanal-.

Todas ellas rotuladas en los años cincuenta y sesenta, fueron formando paulatinamente un tejido fervoroso a través de los nombres de sus vías. Desde Chipiona -con la Virgen de Regla- hasta Cataluña -con la Virgen de Montserrat- tienen representación en el callejero de Los Remedios. No falta tampoco la patrona del Ejército del Aire, con la Virgen de Loreto, máxime en este lugar donde una parte del barrio de Los Remedios alberga el acuartelamiento de Tablada.

Quizás algunas son menos conocidas como Virgen del Águila, en honor a la patrona de Alcalá de Guadaíra; Virgen del Monte, que se rotuló con esta advocación mariana por la patrona de Cazalla de la Sierra o Virgen de Robledo, por la patrona de Constantina. Algunas incluso adquirieron la denominación por una cofradía, como Virgen del Refugio, por ser la titular de la cofradía de San Bernardo.