La avenida de la República Argentina es una de las principales arterias del barrio de Los Remedios. A un lado y a otro, poco a poco, han crecido las edificaciones que hoy día ocupan esta vía. Grandes bloques con terrazas y soportales la flanquean donde destaca la conocida Torre de Los Remedios, que consta de 19 plantas y que se ha convertido en la construcción emblemática de la zona por su peculiar altura. Una construcción que a finales de los años 50, como ocurre en el siglo XXI con la Torre Pelli, también suscitó la polémica. Las obras quedaron paralizadas, sin concluir, durante un largo período de tiempo y «tras doce años de gestiones, fue subastada y adquirida por una compañía mercantil financiera», por lo que finalmente en el año 1980 pudo quedar terminada.

Durante las vicisitudes de su construcción, hubo quienes decidieron ser sempiternos moradores de la torre: una colonia de vencejos. Anidaron en el edificio durante la friolera de 22 años. «Seis mil parejas de estas aves han utilizado el edificio para implantar en él la mayor colonia de Europa. Una vez finalizada las obras, la empresa constructora, con un encomiable sentido de conservación de la naturaleza, ha hecho 1.680 nidos artificiales -que pronto puede ampliarse a dos mil quinientos- para que los pájaros sigan teniendo su tradicional hogar sevillano», describía Benito Fernández en un artículo publicado en ABC el 21 de marzo de 1980.

Fue por ello que se contó con la mano de Félix Rodríguez de la Fuente para el estudio de su diseño y mantenimiento de una intervención que fue considerada la primera actuación ecólogica de la ciudad y que, según explican en la web de la Torre de Los Remedios, aún perdura.

Este hecho despertó la atención del afamado biólogo y de otros colegas de Doñana. Tal fue el interés por conocer más a fondo la mayor colonia de vencejos de Europa que Rodríguez de la Fuente pensó hacer un reportaje para televisión. Sin embargo, a causa de su fallecimiento precisamente en marzo de 1980, no pudo acometer esta visita a la «osada» edificación de Los Remedios y que este mítico defensor de la naturaleza pretendía inmortalizar en los archivos de la pequeña pantalla.

La Torre de Los Remedios, según apunta Benito Fernández en su crónica, también fue conocida como «la Torre de los pájaros» por albergar estas colonias de vencejos y sobre las que Félix Rodríguez de la Fuente «tenía pensado hacer un estudio en vivo, dada su importancia en la fauna española». Un trabajo a 80 metros de altura que no se pudo hacer realidad.