Ya no se entiende el día a día sin Facebook, Twitter, YouTube, WhatsApp, Tuenti, y en general, sin las nuevas tecnologías. Se han convertido en una forma de vivir, de trabajar, de relacionarse, e irremediablemente, jóvenes y mayores han tenido que adaptarse al medio para convivir en perfecta simbiosis. Sin embargo, hay quienes prácticamente han nacido con móviles y tablets bajo el brazo y, por tanto, su modo de interactuar, aprender o comunicarse nada tiene que ver con los de hace décadas. En definitiva, «todo ha cambiado con la Generación Y».

Bajo este título, móvil y twitter en mano con el hashtag #10preguntasgy, como no podía ser de otra manera, el educador @jmbautista2 impartía este miércoles una inusual conferencia dirigida a padres y profesores en el Colegio Santa Ana en Los Remedios. Se trataba de ofrecer algunas claves para conocer los valores de la Generación Y, sucesora de la Generación X, y ayudar a los progenitores a entender sus códigos. «Pretendo dos objetivos: abrir los ojos para que vean lo que hay, y dar respuestas inteligentes a eso que hay. Tenemos que conocer a nuestros hijos, y hay que aprender a ver y a educar, porque hoy día ya no se dan largas homilías», comenzaba Bautista.

«Esta generación se caracteriza por toda la revolución tecnológica y las edades oscilan entre los 5 y 25 años. Tienen una manera muy distinta de relacionarse, de pensar, y todo ello produce una serie de comportamientos que, en muchos casos, vuelve locos a padres y educadores. Por ello, hay que saber entender», declaraba el conferenciante. Para ello, lanzó 10 preguntas a los asistentes, a los que además hizo partícipes de la charla en todo momento.

Asimismo, añadía que se trata de «una generación más autónoma y multitarea, futuros emprendedores y sobre todo, muy creativos. Por ello no debe existir una barrera tecnológica entre padres e hijos o profesores y alumnos, ya no se puede emplear tanto la tiza y la pizarra, hay que hacer algo más». Y como en cualquier aspecto, todo en su justa medida. «Tampoco hay que permitir que estén todo el día conectados, por ello hay que prestar atención para reaccionar. El Quijote leyó tanto que se volvió loco. Todo tiene su dosis, su equilibrio, incluso el deporte», afirmaba el ponente.

Y es que «tienen una forma muy distinta de relacionarse, a través de las redes, y lo vamos asumiendo». Así, José María Bautista, asesor de Escuelas Católicas y director del programa «Sinergias Familia – Escuela» de FERE-CECA, no dudó en «zarandear a los padres» y animarles a afrontarlo con «un lenguaje positivo, queremos que sean hijos felices e inteligentes, y que no tengan una bronca diaria, que sean asertivos».

«Hay que abrir la mente, nos ayuda a crecer, y prepararlos para vivir en el mundo. Enseñarles a conectar consigo mismo y por eso tenemos que estar conectados con ellos», subrayaba Bautista. Y entender así mejor a la denominada Generación Y, la generación del «autoaprendizaje».