La dehesa de Tablada fue testigo de aquellos primeros capotazos de Juan Belmonte. Aquí tuvo lugar los inicios al toreo del diestro que marcó un antes y un después en el mundo taurino. Y estos mismos terrenos, donde pastaba el ganado destinado al matadero, fueron escenario de los primeros aterrizajes de aeroplanos. Así, la conocida dehesa de Tablada que acogía los primeros pases nocturnos del Pasmo de Triana pasó a convertirse en un histórico aeródromo.

Concretamente, las obras para esa transformación comenzaron a gestarse en 1915, aunque el hito en la historia de la aviación ya se había producido con el primer vuelo sobre la ciudad de Sevilla en el año 1910 en la primera fiesta de la aviación que tuvo lugar en España. Hecho crucial que se vio reflejado en la portada de la Feria de Abril de 2010, cuando se cumplía el centenario. Así, tras funcionar como escuela elemental, finalmente Tablada se convierte en Base Aérea inaugurándola en 1923 el Rey Alfonso XIII.

Esta zona del distrito Los Remedios pasa a erigirse como una de las más destacadas de la ciudad. Comienza entonces a escribirse la historia de uno de los aeródromos más importantes del país. Tras ser base de la Escuadra de Sevilla desde 1926, en la Guerra Civil desempeña un relevante papel, pues aquí hacían escala los aviones italianos para aterrizar y/o ser reparados.

Tras la Guerra Civil, Tablada se convierte en sede de multitud de unidades aéreas militares y de material de vuelo, incluyendo aviones de ambos bandos con todo tipo de misiones.

El declive

Pero tras una época de auge, Tablada comienza a decaer en los años 50, a raíz de un acuerdo de cooperación firmado con Estados Unidos. Este lugar se queda pequeño para almacenar el material de los americanos -principalmente aviones reactores-, que ven la necesidad de utilizar un espacio aéreo más amplio y bases aéreas con pistas asfaltadas.

A partir de entonces, los antiguos pastizales alojan en diferentes momentos diversas unidades aéreas hasta que a mediados de los 60 comienza a quedarse sin unidades de vuelo. Era el principio del fin de esta base que comenzaba a desmantelarse. Un suceso fugaz ya que tuvieron que suspender estos «trabajos de abandono» para albergar la 921 Escuadrilla del CG de la Aviación Táctica.

Escenario de rodaje

Tablada es llevada a la gran pantalla con el rodaje de la película «La Batalla de Inglaterra», que reflejaba aquel hecho histórico, decorándose apropiadamente para reflejar el papel de base alemana del principio de la Segunda Guerra Mundial.

Tras 2.000 horas de vuelo y más de 2.500 misiones de los aviones sevillanos, en los años 70 todas las unidades y organismos del Ejército del Aire se aúnan en esta zona de Los Remedios, pasando a denominarse Aeródromo Militar de Tablada en 1986.

El final de la instalación aeronáutica

El final de Tablada como instalación aeronáutica llega con el Plan de Ordenación Urbana de Sevilla en 1985. La autovía Cádiz-Huelva debe pasar por los terrenos del aeródromo, y de esta forma se divide el campo de vuelo de las instalaciones del acuartelamiento.

El último vuelo en Tablada se realizó en 1990, y más de una década después, en 2003, se ejecuta una importante reforma estética del cuartel. Se instala entonces un conjunto monumental en la entrada con el avión Mirage F-1 del Ejército del Aire.