Hace casi 468 años, en marzo de 1546, comenzó a constuirse extramuros de la ciudad uno de los mayores hospitales de Europa del siglo XVI. Desde entonces, es un edificio de gran peso horizontal emblemático en el barrio de la Macarena. Lo que antaño fue el Hospital de las Cinco Llagas, también conocido como Hospital de la Sangre, actualmente es sede del Parlamento de Andalucía desde 1992.

De Hospital de la Sangre a sede de parlamentariosEl impulsor de este centro hospitalario dedicado a la curación de mujeres vino de la mano de don Fadrique Enríquez de Ribera, que inicialmente quiso dar un empuje definitivo a la fundación de caridad que creó su madre, Catalina de Ribera. Martín de Gaínza se encargó de dirigir la edificación hasta su muerte en 1556. Dos años más tarde, toma las riendas de este magno proyecto por designación Hernán Ruiz el Joven hasta 1569. Desde entonces, son varios los arquitectos que capitanean las obras de este inmueble de estilo renacentista. El hospital se inaugura sobre 1560 aunque no cesan las tareas de construcción.

Formado con subdivisiones internas en torno a patios, hoy día se conservan ocho de los nueve que se crearon, destacando la iglesia en el patio central. El proyecto inicial del hospital planteaba la construcción de cuatro fachadas y sus respectivas torres en los ángulos. En las últimas reformas, se remató la torre sureste y la fachada de levante, y se colocaron dos fuentes de mármol en el atrio, anteriormente ubicadas en patios interiores.

De planta rectangular, en la fachada se aprecian las dos plantas y el remate por frontones triangulares en las ventanas. Se trata de la portada de acceso principal terminada por Miguel de Zumárraga en 1617. Aunque se creó inicialmente para la atención de mujeres, se hizo extensible también a los pobres.

Las cloacas o el abastecimiento de agua por medio de un acueducto hizo de éste un hospital en óptimas condiciones higiénicas. Asimismo, la fuente de la Albarrana ubicada en el Parque Miraflores, a través de sus canalizaciones, proporcionaba agua al Hospital de las Cinco Llagas.De Hospital de la Sangre a sede de parlamentarios

Vestigios de la Expo ’92

La iglesia es quizás el enclave más destacado de este conjunto arquitectónico. Situada en el patio central y de mayor altura que el resto del edificio, presenta planta de cruz latina, capilla mayor semicircular y sacristía. La portada principal, situada a los pies de la iglesia, está concebida como un arco triunfal. En el interior, lo más destacado es su monumental orden jónico.

El Hospital de las Cinco Llagas estuvo en manos privadas hasta la desamortización de Mendizábal. Y aunque se siguen manteniendo algunos servicios sanitarios, se cierra en febrero de 1972 por su pésimo estado de conservación. Tras años de crisis y altibajos, pasa entonces a depender de la Diputación Provincial de Sevilla, iniciándose en 1982 la cesión gratuita a la Junta de Andalucía.

Así, se rehabilita una parte del edificio para albergar en pleno centro macareno la sede del Parlamento de Andalucía, cuyo estreno tuvo lugar el 28 de febrero de 1992. Fue adaptada la iglesia como salón de plenos y las salas de enfermería que la rodean como biblioteca, entre otras reformas. Tras años de intervenciones y rehabilitaciones de ciertas áreas, Sus Majestades los Reyes de España inauguran las zonas restauradas en el año 2003.

Las zonas ajardinadas en el exterior forman parte del peculiar paisaje de esta parte del barrio. Así como los vestigios de la Expo ’92, en la figura del imponente conjunto escultórico formado por Hércules con dos leones y columnas, que estuvo ubicado frente al Pabellón de Andalucía.