Las puertas de Sevilla sin duda, son un símbolo histórico de la ciudad, por ellas han pasado multitud de personas en el devenir de los tiempos. Siglos atrás, mucho antes de la construcción del puente de la Barqueta existió la puerta de la Barqueta. La muralla circundaba el centro de la ciudad, a lo largo de ella se disponían hasta una veintena de accesos entre los que se dividían trece puertas y otros tantos postigos. No está del todo claro, el número exacto de puertas y postigos que llegó a tener la muralla de Sevilla. De ellas solo han llegado a nuestros días: el Postigo del Aceite, el Arco de la Macarena, la Puerta de la Victoria o Arquillo de la Plata y la Puerta de Córdoba.

La puerta de la Barqueta dLa puerta y el puente de La Barqueta: pasado y presente en Sevilla e origen almorávide fue la primera en ser demolida, hecho que ocurrió el año 1858, hizo de muro de contención en muchas crecidas del río Guadalquivir por esa zona, pues en él la corriente se encontraba con los muros de la ciudad, no pocas veces de forma violenta. Para cruzar el río hubo también en este lugar del cauce una barcaza que le daría finalmente nombre a la puerta.

La puerta se situó en la actual calle Calatrava. Se llamó originalmente Almenilla y, finalmente, barqueta por la barcaza utilizada para cruzar el cauce del río, que transcurría cercana a la muralla. Como todas las demás puertas, había sido renovada en la segunda mitad del siglo XVI, pero en 1626 resultó dañada por la mayor inundación que sufrió Sevilla a lo largo de toda su historia.

Volviendo a la actualidad, entre los años 1989 y 1992 fue construido el puente de la Barqueta, también designado como puente Mapfre o puente de la Expo’92, conecta el casco histórico de Sevilla con el parque temático, este puente es la imagen de embarcación pequeña construida en la orilla de la Isla de la Cartuja.

Para solventar el claro déficit que presentaba Sevilla en el aspecto de los enlaces para cruzar tanto el río Guadalquivir como la Dársena, se levantan una serie de puentes y pasarelas con motivo de la transformación que la Expo’92 propició, ofreciendo en el río una imagen moderna a la que Sevilla debía dirigir la mirada.La puerta y el puente de La Barqueta: pasado y presente en Sevilla

…De puerta a arco de la Macarena     

Otra de las puertas de Sevilla es el actual arco de la Macarena. «Extremo serás del mundo, Sevilla, pues en ti vemos juntarse los dos extremos», esta inscripción se sitúa en la puerta norte de la muralla, la de la Macarena, ubicada en la embocadura de la calle San Luis y Resolana.

«Este acceso era utilizado por los reyes de Castilla para entrar en la ciudad, debiendo jurar los fueros locales antes de franquearla. El estilo actual, tras muchas transformaciones, debe su diseño al arquitecto, José Chamorro», (puertas de Sevilla ayer y hoy).

 

Es una zona ambigua, porque de murallas para dentro se le conoce como barrio de la Feria, y extramuros, donde estaban las huertas y alejándose cada vez más del arco y de la basílica, se extiende el muy popular barrio de la Macarena.