La calle Adelantado, desde el padrón de 1665, primera referencia conocida, aparece como Haza, quizás por encontrarse lindando con una huerta de este nombre, citada en documentos del siglo XVIII. En 1859, coincidiendo con una reforma del nomenclátor del barrio, se le dio la denominación actual. Esta designación alude al cargo de Adelantado de Andalucía que poseía Don Fadrique Enríquez de Ribera, quien costeó el edificio del Hospital de las Cinco Llagas o de la Sangre, próximo a esta calle.

Sus orígenes quizás se remonten al siglo XVI en que ya existía el barrio extramuros de la Macarena, del que forma parte, y que en el citado padrón se cita como el Barrezuelo. Comienza en la calle Perafán de Rivera junto a Marcos de Cabrera y desemboca en la calle Resolana.

Lucio Sulpicio Virulano, historiógrafo italiano, escribe las siguientes palabras, tras su visita a Sevilla y sobre Don Fadrique: «Es la historia de un hombre que vivió en una ciudad en la que no hay gente ociosa ni baldía, es la historia de Don Fadrique que su muerte fue llorada por Sevilla con dignísimas lágrimas, como padre de la patria, que llenó de beneficios la nobleza, de limosnas al pueblo, de memorias pías las iglesias, y, con la insigne ampliación del Hospital de las Cinco Llagas, dexó ilustre su memoria a los siglos».

El Adelantado de Andalucía era un oficial al servicio de la Corona de Castilla, que tenía encomendadas algunas competencias judiciales en dicha jurisdicción. Dicho cargo fue creado en 1253 por el Rey Alfonso X el Sabio, bajo el nombre de Adelantado de la Frontera, uno de los nombres que recibía Andalucía por ser entonces la región controlada por los cristianos limitada con Granada.

El Adelantamiento y la Notaría Mayor de Andalucía se hicieron cargos hereditarios a partir de Per Afán de Ribera, fundador de la Casa de Alcalá. Con el tiempo el Adelantado perdió sus atribuciones militares conservando tan sólo el valor honorífico del cargo.

Fisonomía urbana

Volviendo a la calle Adelantado, aparece el dibujo de Baldi, en el que la calle se encuentra lindando con el campo. La representación gráfica del plano de Sartorius en 1848 no parece responder a la realidad; en los de la segunda mitad del siglo XIX, ya está con la configuración actual en ángulo recto, con un primer tramo muy corto y bastante alargado el segundo, salvo la parte final de la acera derecha que aún estaba ocupada por huertas, que se edifican a finales de la misma centuria.

Durante las primeras décadas de este siglo se aprueban varias rectificaciones de líneas. Parece que la calle careció de pavimentación hasta las primeras décadas del siglo XX. La iluminación eléctrica se instaló en 1947, y hoy utiliza farolas sobre brazos de fundición adosados a las fachadas.

El caserío primitivo estaba integrado por casas y corrales de dos plantas y tejados a dos aguas, delimitadas por tapias, según el mencionado dibujo. Casi todo lo actual es de reciente construcción, aunque queda algún almacén cerrado, del pasado siglo o comienzos de éste. En estas viviendas predominan las de dos y tres plantas, salvo en la parte final, en la que llegan hasta cinco.

La calle Adelantado se encuentra en un enclave único en el barrio de la Macarena, se trata de una vía estrecha cargada de simbolismo, próxima a la Basílica de la Macarena en la que se descubre la Sevilla histórica recordando aquellas huertas que fueron el origen de una ciudad emergente que sin abandonar lo tradicional ha evolucionado fuera del núcleo urbano.