A tan sólo unos metros de bloques de pisos y circundado por la vida urbana, existe un pulmón verde que alberga auténticas joyas históricas. Vestigios que se remontan a la prehistoria, algunos con más de 5.000 años de antigüedad. Un paraje natural que los vecinos afanosos han recuperado y conservan, poniendo en valor el patrimonio de la ciudad. Adentrarse en el yacimiento arqueológico del Parque Miraflores, en la zona norte de Sevilla, es como viajar en el tiempo, redescubriendo las memorias de un enclave digno de ser admirado y protegido. El reloj se detiene para disfrutar en plena naturaleza de «un paseo con historia».

Un paseo con historia por el yacimiento del Parque MirafloresAsí lo define el arqueólogo Daniel Lara y, por ello, apela a la tranquilidad, a olvidar las prisas para deleitarse con el paisaje. Su vida siempre ha estado vinculada a este parque, que le sirvió de fuente de inspiración para estudiar arqueología. Forma parte de la Asociación Comité Parque Educativo Miraflores, integrada por profesionales y vecinos de la zona cuyo objetivo es «recuperar la identidad de un barrio». Si ya recobraron la tradición de las huertas de la Macarena -quedan dos fincas, la Albarrana y Miraflores- con la Huerta de las Moreras hace más de 20 años, continúan trabajando en este espacio en defensa de un patrimonio que traslada a la Sevilla medieval.

«La historia de Sevilla está concentrada aquí en diez hectáreas. En el año 1986 se hizo una cata arqueológica y se encontraron restos que datan del siglo I a.C. En el año 2002 se hizo un sondeo con un georadar y se detectaron alineaciones de muro de una posible villa o aldea romana, en torno a 6.000 metros cuadrados de construcciones sin excavar», explica Lara. Durante todos estos años, los hortelanos que cultivan en los huertos ecológicos públicos, gestionados por vecinos, han ido encontrando columnas romanas, capiteles, muchos de ellos desaparecidos a causa de los expolios que han sufrido.

«Creemos que es la única villa romana que está completa en Sevilla, pero aún no hemos encontrado la financiación para llevar a cabo el estudio. Esto es Bien de Interés Cultural (BIC) y aquí están todas las fases históricas en muy poco espacio, y al aire libre, eso no lo hay en el resto de la ciudad», aclara el arqueólogo.

Un paseo con historia por el yacimiento del Parque MirafloresHuellas históricas

En esta zona rural inmersa en la metrópoli, la primera huella histórica es el puente mudéjar más antiguo de Sevilla, construido sobre el arroyo Tagarete, cuyo cauce también fue recuperado. El agua adquiere su importancia en este núcleo, y muestro de ello es el sistema hidráulico de albercas y pozos noria que data de los siglos XVI y XVII. «Se denominaban norias de sangre porque se hacía trabajo físico, y es de tradición siria», apunta.

La fuente de la Albarrana es otro de los tesoros de origen árabe que se aprecian en el recorrido. A través de sus canalizaciones, llevadas a cabo por los jesuitas, proporcionaba agua al Hospital de las Cinco Llagas. En la zona se han encontrado materiales del Paleolítico y un poblado del Calcolítico, según añade Lara.

Uno de los puntos más impresionantes es el molino, en cuyo interior se desgrana todo lo vinculado a la cultura del aceite. De los siglos XVII y XVIII, este edificio mudéjar «es de los pocos que tiene Sevilla que sea civil, no religioso», explica el arqueólogo. Un espacio por el que la Asociación Comité Parque Educativo Miraflores también se consagra en su recuperación y que han convertido en la Escuela Taller Miraflores. Junto a éste se divisa la torre almohade, en el señorío, que «el arquitecto Alfonso Jiménez calificó como la hermana pequeña de la Giralda, lo cual la salvó de la SE-30».Un paseo con historia por el yacimiento del Parque Miraflores

Este enclave ubicado en pleno campo está abierto al público y desde la asociación se realizan itinerarios pedagógicos. Voluntarios que de forma desinteresada trabajan para difundir la historia de Sevilla. Como el arqueólogo Daniel Lara, que esta semana ha guiado por este paraje a los alumnos del taller Conocer Sevilla que imparte José Luis Sedano en el Distrito Macarena, quienes han descubierto auténticas joyas históricas.

Gracias a estos vecinos y profesionales, el parque Miraflores, «antigua escombrera», se ha puesto en valor. Un rincón dominado por la prehistoria que atesora un patrimonio oculto. Una visita obligada para conocer la «radiografía» de la ciudad.