El Centro Cívico Hogar San Fernando situado en la calle Don Fadrique, es un edificio con mucha historia y diversidad en su uso, desde colegio para niños en riesgo de exclusión social pasando por centro de formación, hasta el actual centro cívico. En todas sus ocupaciones prevalece el interés social, está dotado con más de diez aulas, gimnasio, biblioteca para adultos e infantil, cocina, instalaciones deportivas, sala de multiusos y salón de actos, espacios al aire libre con dos patios y jardines. Es un entorno adaptado a las necesidades de los ciudadanos que quieran acercarse para desarrollar algún tipo actividad de ocio, cultural o deportiva así como asistir a reuniones versadas en temas de índole social contando con sala de proyección, convirtiéndolo no sólo en un espacio construido sino en una amplia superficie para actividades tanto a cubierto como al aire libre.

Dirección del centro

Magdalena Cerdeira, directora del centro desde que en 2008 abriera sus puertas como centro cívico, trabaja cada día para fortalecer un sistema que nace en España en los años 80 con la necesidad de descentralización los servicios socioculturales con el objetivo de dotar a los distritos de equipamientos que fomenten el tejido asociativo y participativo. «Se trata de un edificio referente dentro del barrio o distrito, está abierto prácticamente todo el día incluyendo los sábados hasta las 14.00 horas. Desde el Ayuntamiento de Sevilla se ofrece este tipo de servicio a los ciudadanos con el fin de fomentar un estilo de vida saludable y participativo».

Teresa añade «es un lugar donde se pone de manifiesto las señas culturales del barrio, caracterizado por el mestizaje, personas mayores y juventud, está muy adaptado a las realidades y peculiaridades de su entorno».

«La Macarena es un barrio muy participativo, desde el centro cívico se trabaja con proyectos como «la ciudad de la infancia», destacando la intervención de niños en cuestiones públicas a través de la comunidad educativa, «la escuela de verano», donde los más pequeños pueden disfrutar de ejercicios y actividades de ocio en la época estival, talleres que tienen una importante demanda y un precio simbólico, desde las 9.00 hasta las 20.00 horas incluyendo los sábados hasta las 14.00 horas predomina una atención al público personalizada».

El trabajo diario de la directora consiste en organizar el departamento de personal, con más de 10 trabajadores a su cargo, se encarga de coordinar, funciones y recursos para ponerlos a disposición de lo que requiera cada entidad y adecúa todas las infraestructuras a las necesidades de los ciudadanos. Magdalena explica «tienes que estar abierto a la participación ciudadana, a la educación, a la cultura, al trabajo social, no es trabajo de oficina, es muy dinámico. Hay que observar desde las goteras, hasta la luz, pasando por la atención al ciudadano así como la gestión de un edificio municipal con su protocolo y normas».

Programación y servicios

En cuanto a la programación y servicios, «el eje de un centro cívico es el espacio y el tiempo, el espacio son las instalaciones que ponemos al servicio de los ciudadanos, a través del distrito y de entidades para realizar actividades culturales, de ocio, formación y deportivas, en el tiempo estipulado. Tratamos de dar cabida a todas las actividades que nos solicitan, hay que coordinar muy bien las horas, los días, los espacios para que todos los ciudadanos que quieran puedan acceder a unas salas perfectamente acondicionadas a sus necesidades». Magdalena describe el centro no solo como lugar de aprendizaje intelectual sino como modo de conocimiento participativo, dando prioridad a la convivencia. «A lo que podemos llamar escuela de participación ciudadana y de solidaridad así como las relaciones humanas. La esencia del centro cívico es espacio de encuentro para que las personas no se sientan solas, una labor a destacar teniendo en cuenta que un gran porcentaje de las mujeres que residen en esta zona son mayores de 65 años, es un espacio compartido en el que se pueden sentir realizadas con actividades en las que desarrollan sus cualidades».

«Acoge 133 talleres y más de 60 actividades diarias permanentes además de las puntuales como pueden ser cursos de formación, ciclos de cine, estamos abiertos a lo que nos soliciten, aquí todo el mundo tiene su espacio, además de los talleres del Distrito Macarena, ofertan actividades culturales de otros centros, actividades del Hospital Macarena, de personas rehabilitadas, derivadas del policlínico y de centros de salud, actividades de investigación universitaria, reuniones relacionadas con el programa de la infancia, también disponen de clases para adultos, nivel educativo de alfabetización «prueba de esa» y español para extranjeros».

Además de trabajar en actividades colectivas también se puede recurrir individualmente al servicio de wifi gratuito donde las personas pueden consultar datos. Este centro es fruto del entorno en el que se encuentra, es concebido como un edificio funcional, con diseños dinámicos y abiertos.

Este es un modo de interrelación entre personas de diferentes ámbitos y de punto de encuentro en el que se organizan visitas, excursiones, se crean lazos de amistad y se facilita la diversión y el encuentro, la expresión y muchos recursos contra la soledad, una de las actividades que facilita este encuentro es Conocer Sevilla, así como los talleres que potencian la tradición andaluza, encaje de bolillos, crochet, punto, cerámica, literatura creativa, escritura, «al día pasan aproximadamente 400 personas, este es un punto de referencia en el barrio».

Aprendizaje sociocultural

Desde el punto de vista educativo la importancia del centro radica en el aprendizaje a través de los talleres de formación, en los que destacan idiomas, informática, guitarra y talleres creativos. Es centro de debates sociales, conferencias, de este modo impulsa que las personas que entran a realizar alguna actividad se informen sobre otras actividades que pone a disposición del ciudadano el Ayuntamiento de Sevilla, es un punto de información en todos los sentidos de actividades y difusión de la cultura. Dispone de una biblioteca propia con un fondo importante, en el que se ofertan varios soportes, digital y vídeo, animación a la lectura provista de sala infantil y sala de adultos con ordenadores.

Oferta diversificada

La oferta se diversifica con la programación establecida por el distrito, para niños con baile, guitarra, pintura, idiomas, para mayores con gimnasia, yoga, taichí, pilates, memoria y actividades lúdicas, bordados, copla, cocina, conocer sevilla, corte y confección, fotografía y así hasta un total de 60 talleres además de los talleres que oferta el centro. Dentro de la lógica se hace una propuesta amplia, «hay cursos que incluso hay que duplicar y personas en situación de riesgo de exclusión social que recibimos, intentamos que nadie se sienta excluido». Los colegios de la zona también se benefician, «se trata de ofrecer un lugar donde destaquen las relaciones sociales así como la ocupación del tiempo libre, los usuarios están muy satisfechos, está lleno al cien por cien».