Isabel llegaba hoy bien temprano al Centro Cívico Hogar San Fernando. Acompañada por su carrito de la compra, vacío, aguardaba pacientemente su turno. Su mirada, afligida, era el reflejo de la difícil situación que atraviesan cientos de familias como la suya. «Mis niños -de 2 y 11 años- no tendrán regalos de Reyes. Pero al menos con esta ayuda tendremos para comer dos o tres semanas más», declara entre lágrimas. Una dramática historia que junto a otras tantas, hacen cola desde este jueves para recibir los alimentos que, por segundo año consecutivo, el Distrito Macarena destina a familias necesitadas con el presupuesto de la Cabalgata de Reyes.

La «Cabalgata» que alimenta a más de 300 familias de la Macarena12.000 euros de alimentos no perecederos, 339 cajas con toneladas de comida que se traducen en un oasis para 339 familias del barrio de la Macarena. Aceite, arroz, lentejas, macarrones, leche, mantecados, son sólo algunos de los productos que ya se distribuyen a las familias más desfavorecidas designadas por los Servicios de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Sevilla. «Mi marido y yo estamos en paro, y nos ayudan desde Cruz Roja, las monjas y la asistenta social. Se tira para adelante, estiramos mucho la comida, hago pasta, puchero, guisos… Por lo menos este año mis niños se van a comer los mantecados», añade Isabel.

Llega su turno y la tristeza de su rostro se transforma en entusiasmo. «Qué alegría llenar el carro hasta arriba. Y aunque pese, a mí no me importa, ya me apañaré para llegar hasta casa», declara sonriente. La misma emoción embarga a Rebeca, una joven nigeriana que lleva más de doce años en España. «Acudí hace unos meses al distrito para pedir ayuda, porque no tenemos ingresos fijos en casa y somos cuatro. Me dieron también material escolar para los niños», explica. «Me parece estupenda esta iniciativa, deberían erradicar las cabalgatas y hacer lo que ha hecho el Distrito Macarena. Tirar caramelos en la calle, y luego los tienen que limpiar, me parece un gasto innecesario y esta es la mejor inversión que pueden hacer con ese dinero», manifestaba mientras esperaba la ayuda de su marido para transportar todos los alimentos recibidos hasta su hogar.

Vecinos solidarios

«En 2012 atendimos con esta medida a 250 familias y este año esperamos hacer más fáciles las Navidades a otros muchos vecinos que están pasando por momentos difíciles», ha recordado la delegada del Distrito Macarena, Evelia Rincón, que junto a un grupo de voluntarios, ha entregado personalmente los alimentos a cada familia. «Con esta iniciativa, los vecinos del distrito Macarena vuelven a mostrar su lado más solidario con quienes peor lo están pasando en estos momentos», ha señalado Rincón.

Y es que 337 familias más como las de Isabel o Rebeca, podrán pasar las fiestas navideñas al menos arropados por el mejor de los regalos que pudieran recibir: comida.