La flor de azahar en Sevilla es más que un símbolo en el Distrito Macarena, ya que además de dar nombre a una de las calles de la barriada de Pío XII también estas bellas especies ornamentales pueblan plazas y vías. La flor de azahar es de color blanco, con un olor muy intenso y dulce, apreciada por su aroma y por sus propiedades terapéuticas, ya que se utiliza en la fabricación de aceites corporales, el agua de azahar es usada para la repostería, para perfumes y también como infusión.

En el Distrito Macarena se encuentra una calle rotulada, desde 1961, con el nombre de «Azahar», que designa a la flor del naranjo, limonero y cidro. Esta calle comprende desde Conde de Halcón a la calle Margarita en la barriada de Pío XII. De trazado recto, arbolado de naranjos y aligustres e iluminación con farolas adosadas a las fachadas, presenta una diferente fisonomía en sus aceras. En la de los impares, posee un amplio acerado de losetas y cemento con edificios de cuatro plantas. En su mitad desemboca Gladiolo.

Imagen de la calle Azahar, donde se aprecia el rótulo que le da nombre

Calle Azahar, sita en el Distrito Macarena

La de los pares es un espacioso terreno que linda con la Avenida de Miraflores, importante arteria de comunicación entre barriadas. En esta acera se ubican bloques de cuatro plantas dispuestos perpendicularmente al trazado de la vía. El IES Azahar, también hace gala de este nombre siendo protagonista en su 25 aniversario como centro de formación en educación secundaria.

En la antología poética, el Azahar también ha sido protagonista. Por poner un único y bello ejemplo, Miguel Hernández dedicó estos versos a la sevillana flor: «Frontera de lo puro, flor y fría. Tu blancor de seis filos, complemento, en el principal mundo, de tu aliento, en un mundo resume un mediodía. Astrólogo el ramaje en demasía, de verde resultó jamás exento. Ártica flor al sur: es necesario tu desliz al buen curso del canario».

Hay múltiples aplicaciones prácticas sobre esta preciada flor, uno de ellos es el «Agua de Azahar» también conocida como agua del Carmen y que tiene propiedades medicinales, antiespasmódicas, sedantes, es ideal para el insomnio, para los gases y trastornos intestinales, para desmayos y jaquecas, para subir la tensión, y es también válida contra la ansiedad y la depresión, así como para casos de calambres, contracturas musculares y tos nerviosa. Para fabricar este elixir, las flores, que han de ser frescas y recién recolectadas, se pondrán en un bol cubierto con agua. Se tapa y se deja reposar unas 24 horas a oscuras, tras lo cual se cuela el líquido obtenido antes de rellenar las botellas de vidrio para su conservación en un lugar fresco y protegido de la luz.

La esencia del azahar es también altamente beneficiosa para la piel, por la hidratación que proporciona. Estimula la regeneración de las células y la formación de colágeno previniendo el envejecimiento celular. Se aconseja en pieles normales, mixtas, deshidratas y especialmente para las pieles secas o maduras que necesitan un extra en protección. Un baño de esencia de azahar no tiene rival como relajante y desodorante.

Victoria es vecina de la Barzola y cuenta como, a sus casi 87 años, cada día se toma lo que considera un elixir que la tranquiliza: “tomo 3 gotitas de Agua de Azahar tres veces al día, para los nervios me viene muy bien. Qué mejor que hacer uso de un producto de nuestra tierra y que tiene infinidad de propiedades”. Así todas las calles y plazas del Distrito Macarena, repletas de naranjos en flor, son fuentes de bienestar. El azahar, flor que brota vigorosa con su agradable olor, frescura y belleza singular.