El Colegio Parroquial Sagrado Corazón de Jesús, acoge con orgullo el premio que le otorga el Distrito Macarena reconociendo la labor a tantos años de enseñanza concertada católica de calidad, basada en el compromiso de proporcionar formación integral desde la infancia hasta la juventud. Ya por los años 30 se construyó el colegio. En la misma época empezó a funcionar como Escuela Municipal, por aquel entonces tenía cuatro aulas, a las que se dotó con un pequeño patio y una Capilla en el centro.

Ubicado en un edificio histórico en la barriada de Retiro Obrero conserva dependencias de las etapas más tempranas que poseía la Escuela Municipal e incluso la ampliación de la biblioteca del barrio que sigue siendo en la actualidad el edificio de Educación Infantil de segundo ciclo, en los que alberga alumnos de tres, cuatro y cinco años. A lo largo de este tiempo se han realizado reformas de ampliación para ir adaptándolas a las distintas reformas educativas que han traído la Educación Secundaria Obligatoria, el Aula de Apoyo a la Integración, la Formación Profesional Básica o la Educación Infantil Concertada.

Desde 1993 forma parte de la Fundación de Escuelas Parroquiales de Sevilla, junto con otros cuatro centros de Sevilla capital y dos de la provincia, en Écija y los Palacios. Actualmente, el número de alumnos asciende a 349, proceden en su mayoría de las barriadas de La Barzola, Pío XII, León XIII, Barriada del Rocío, Avenida de Miraflores y Santa Mª de Ordás.

La historia se escribe con letras mayúsculas para recordar a los que con espíritu de lucha trabajaron con cariño y entrega por este centro. En este sentido, la mención especial va dirigida al párroco Don Manuel Camacho y Doña María Luz Peña, anterior directora. Así, destaca la Directora del centro Reyes Boza Mejías, «estas personas supieron proyectar amplitud de miras llevándoles a incrementar las posibilidades de futuro de los niños del barrio, tesón para afrontar los continuos cambios y la paciencia para inculcarnos a los que ahora estamos trabajando la ilusión de continuar, crecer y creer en este proyecto». Al ser un centro muy familiar permite la educación en valores y el compromiso con los más desfavorecidos contando con el apoyo incondicional del actual párroco Don Israel Risquet.

Reyes Bouza señala que el centro «trabaja cada día sin grandes instalaciones deportivas, pero con un enorme potencial humano, comprometido con la formación no sólo académica, sino también en valores. El mejor modo de hacerlo es acompañar a los niños hasta la complicada etapa de la adolescencia, en la que creo que somos pieza fundamental junto con sus padres para afrontar el futuro en el instituto, tanto a nivel académico como personal».

El Apoyo a la Integración tiene su espacio en Sagrado Corazón, se trata de un recurso para atender a los alumnos con necesidades especiales, lo imparte un maestro cuya especialidad es la pedagogía terapéutica y trabaja en coordinación continua con el tutor de cada alumno.

El centro dispone de tres aulas de infantil, seis aulas de educación primaria, cuatro aulas de educación secundaria, dos aulas FPB y un aula de apoyo a la integración. Es un centro bilingüe, inmerso en el modelo EFQM nivel 300+. Forma parte del programa BEDA, (Bilingual English Development Assessment).

Enseñanza Católica

No faltan las actividades que de manera específica realiza el centro conjuntamente con el departamento de la Pastoral, además se comparten con el resto de la comunidad educativa, «La Celebración de la Palabra», al inicio de cada tiempo litúrgico, el adviento, La Cuaresma y La Pascua de Resurrección, Las Jornadas de Domund, Manos Unidas, El Belén Viviente y La fiesta de los Villancicos, La Eucaristía de fin de curso, para dar gracias por los dones recibidos.

El 30 de enero con motivo del «Día de la Paz», celebramos todo el colegio la onomástica, dedicándoles nuestro aprendizaje a personajes como Gandhi, Mandela o Santa Ángela de la Cruz. Su cultura, su país, su idioma, sus enseñanzas para aprender a convivir en la tolerancia y en el respeto y en la paz.

Con carácter institucional el «Día de Andalucía» se aprovecha para llevar a cabo las jornadas de convivencia. El Ampa se encarga del desayuno andaluz y a mediodía también prepara un ambigú en el patio. Aprovechan este día para invitar a los padres que entran en las clases, ven los talleres y hasta llegan a entonar en el patio el himno de Andalucía para posteriormente recorrer las exposiciones de poesía y ver las actuaciones de los alumnos. A esta festividad le sigue la salida de la Cruz de Mayo.

La mención especial llega de la mano de los antiguos alumnos, ellos son los que siguen la fiesta de Navidad y fin de curso, incluso estando ya en la Universidad cuentan cómo les va y sobre todo siguen hablando de ¡MI COLEGIO!

Todos los años en marzo, «cuando llega la matriculación de nuevos alumnos encontramos a los hijos de antiguos alumnos, que solicitan plaza y entran a formar parte del colegio, luego podríamos decir que nunca se van». Muchos de los alumnos que estudian magisterio, solicitan las prácticas en el colegio, «hay dos profesores que son antiguos alumnos a los que les hemos dado clase los que ahora somos sus compañeros».

Desde el centro las relaciones familia-escuela mejoran mirando al futuro y teniendo en cuenta la importancia de las nuevas tecnologías y el contacto directo que deben tener los alumnos a través de estos medios, para ello, se está poniendo en marcha un blog de cada departamento didáctico con la finalidad de proponer actividades que permitan interactuar a los profesores con los alumnos a través de la red. De este modo, el Colegio Sagrado Corazón de Jesús se acerca a las familias ofreciéndoles un verdadero espacio de formación humana y cristiana.