La barriada de Pío XII aún estaba a medio construir cuando muchos de los negocios que aún permanecen hoy día abrieron sus puertas. Establecimientos que han sobrevivido al paso de los años, de las riadas y de las crisis desde la década de los 50. Frecuentada por vecinos también de las zonas conlindantes, la calle Conde de Halcón se ha convertido en la arteria principal y el eje comercial de este barrio de la Macarena.

Proyectada con trazado recto sobre el antiguo camino a la Huerta del Lavadero Chico, fue rotulada en el año 1962 en homenaje al que fuera presidente del Real Patronato de Casas Baratas y quien ocupó en dos ocasiones la alcaldía de Sevilla -1909-1913 y 1922-1923-, Antonio de Halcón y Vinet. Desde entonces, paulatinamente los comercios han ido in crescendo hasta copar gran parte de esta larga vía. Muchos de ellos son negocios familiares que han perdurado generación tras generación.

Desde aquellas calles a medio construir hasta hoy día «el barrio está muy cambiado», comentan algunos vecinos. «Cuando el barrio aún apenas se había formado, decían: a ver si hay suerte y entra un cliente», explican otros. Más de 50 años después, la actividad comercial no cesa y el entrar y salir de público es constante. Las mañanas «bulliciosas» se notan no sólo en el firme trasiego que discurre por esta vía, sino también detrás de muchos mostradores que albergan hasta tres y cuatro empleados.

Conde de Halcón es una calle viva, activa, de paso, que concentra la esencia de este barrio. En ella nacen otras como Azahar, Girasol y Geranio, y la cruzan Begonia y Crisantemo, todas ellas pertenecientes a esas flores que dan nombre al barrio de Pío XII. Hacia la mitad de esta agitada vía, se encuentra la plaza de Pío XII, a partir de la cual se desarrolla la zona comercial.

Establecimientos históricos y diversos que mantienen sus negocios desde los inicios, algunos de ellos precursores ya que forman parte de los primeros que instalaron aquí sus comercios y que «con orgullo» han mantenido contra viento y marea, siendo testigo en primera línea de cómo se ha desarrollado el boom comercial en la calle Conde de Halcón.