A través de la exposición «Fabricado en Macarena» -en el Hogar Virgen de los Reyes hasta el próximo 24 de junio- ha salido a la luz una buena parte de la historia de este señero barrio. Las numerosas estampas y las pormenorizadas leyendas, nos retrotraen a una Macarena en blanco y negro que exhibe la evolución de esta zona de la ciudad. Entre los datos reveladores, descubrimos un barrio que décadas atrás fue el «distrito sanitario» de Sevilla.

Así lo manifiesta Julián Sobrino, comisario de la muestra junto con el director de Proyectos del ICAS José Lucas Chaves, y patente queda el dato con los documentos gráficos y los textos que revelan tal antecedente. Diversas instantáneas recogen la importancia que tuvo el equipamiento de los servicios hospitalarios, «desde el Hospital de San Lázaro fundado en el siglo XIII hasta el Campus de Ciencias de la Salud Macarena de la Universidad de Sevilla», encontrando «numerosas instalaciones sanitarias y de gran relevancia, destinadas tanto a la atención primaria como a la hospitalización o a la investigación».

Entre ellas, el más antiguo de todos los hospitales sevillanos: el Hospital de San Lázaro. Construido en la actual avenida de su nombre, a extramuros de la ciudad, en un principio era el lugar que abergaba a leprosos y ulcerosos. «Debido a su interés arquitectónico e histórico fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1964. Consta de un patio central por el que se accede a la Iglesia de gran valor artístico, pero que actualmente está pendiente de una restauración integral».

Cuando la Macarena era el «distrito sanitario» de Sevilla

Fachada Hospital San Lázaro (1930). / Fototeca Municipal de Sevilla

Por su parte, el Hospital de las Cinco Llagas es otra de las joyas que conserva la ciudad, siendo actualmente la sede del Parlamento de Andalucía. Fue también conocido como Hospital de la Sangre. Diseñado por Martín de Gainza, su construcción tuvo lugar entre 1546 y 1558. Su planta es rectangular y se articula en torno a diez patios, de los que hoy día se conservan ocho. La iglesia es la parte más característica de este edificio, que desempeñó su función como hospital hasta el año 1972. Desde el 28 de febrero de 1992, acoge los plenos del Parlamento de Andalucía. «Está reconocida como una de las principales obras del Renacimiento en España, siendo el edificio sevillano de mayor superficie después de la Catedral y el tercero de España detrás del Escorial».

Continuando por la Ronda de Capuchinos, encontramos otro hospital relevante de estilo regionalista, éste aún en activo, es el Victoria Eugenia, conocido como el Hospital de la Cruz Roja de Capuchinos. En 2013 cumplía los 90 años, desde su inauguración el 11 de noviembre de 1923 bajo el patrocinio de los Reyes Don Alfonso XIII y Doña Victoria y gracias a la cesión gratuita de unos terrenos y locales circundantes por parte de los herederos de Juan Marañón y Lavín. Cruz Roja invirtió una importante suma de dinero en adaptar el edificio, que fue construido para albergue de mendigos, en un magnífico Hospital-Dispensario, que inicialmente contaba con una sola planta. En 1951 el Hospital contaba con 100 camas. En el año 1992 comenzaría una nueva etapa, vigente en la actualidad, fusionando tradición e innovación. «Se fundó para la recogida de niños abandonados y facilitar la lactancia infantil, para contribuir al descenso de la mortalidad infantil».

Cuando la Macarena era el «distrito sanitario» de Sevilla

Sala de lactancia en Hospital Cruz Roja (1927) / Fototeca Municipal de Sevilla

Por otra parte, el Hospital Clínico, ubicado en la avenida Doctor Fedriani, está compuesto por dos edificios independientes. «El Policlínico comenzó su construcción hacia el año 1965, componiéndose de dos aulas con capacidad para 400 alumnos y otras instalaciones para consultas externas de los diferentes servicios docentes-asistenciales».

La gran mayoría de estos datos históricos están basados en la aportación de Manuel Murga Sierra al catálogo «Fabricado en Macarena», una exposición que ha recopilado deliciosas instantáneas para quienes deseen imbuirse del pasado social e industrial del barrio de la Macarena, el que fuera el «distrito sanitario» de Sevilla.