A veces, la vida nos hace pasar pruebas nada agradables y esto afecta a nuestro ánimo y a nuestras ganas de sonreír. Ante estas situaciones, los expertos recomiendan transformar ese malestar y sacar la parte de positiva de cada circunstancia adversa. Por eso, la psicóloga Sonia Esquinas, experta en el desarrollo cognitivo conductual de adultos y niños, da alguna de las claves para desarrollar el pensamiento positivo.

El desarrollo cognitivo conductual significa que es a través del pensamiento cómo se condiciona al lenguaje, al modificar el lenguaje vamos cambiando el pensamiento, «el pensamiento positivo radica en pensar de manera positiva para sentirme lo mejor posible, esto no indica que haya situaciones o acontecimientos que sean desfavorables, pero una circunstancia no puede condicionar mi estado de ánimo», indica la experta que añade «normalmente los pacientes llegan afectados por motivos que le llevan a tener un estado de ánimo bajo, de este modo se dan trastornos, como pueden ser la ansiedad, la depresión y los problemas de pareja.»

Sonia explica que la psicología como disciplina se aplica con un patrón personalizado para cada paciente y añade que «la felicidad tan anhelada no se puede ceñir a una circunstancia o situación externa porque probablemente si eso falla, también fallará tu felicidad, la felicidad hay que trabajarla y no va a venir de fuera, se trata de paz interior».

Cómo afrontar situaciones cotidianas

Las emociones negativas y positivas son parte de nosotros, cuando las intentamos evitar sufrimos más, por lo tanto aceptar las emociones negativas y positivas es fundamental en estas situaciones. Sonia publicó en la web lamentesmaravillosa.com un artículo sobre el acto de no anteponernos a las cosas y vivir el momento presente bajo el título «Cuando lleguemos a ese río cruzaremos ese puente», y dice así:

Cuántas veces, ante una situación conflictiva, tendemos a adelantar acontecimientos sin tener en cuenta que existen otras posibilidades, y lo peor de todo, es que con la historia que nos quedamos en nuestras cabezas es con gran seguridad, la opción más negativa de todas y nos la creemos a pies juntillas sufriendo así toda la carga emocional que conlleva, aún sin haberse producido en la realidad.

Por todo esto, sería recomendable que nos diéramos cuenta en qué momentos estamos, poniendo el parche antes de que salga el grano y cuestionarnos si esto que pensamos va a ocurrir realmente así o pueden existir otras opciones. Si lo hacemos, seremos capaces de no quedarnos paralizados en una única posibilidad generalmente con muy pocas probabilidades de que ocurra tal y como lo pensamos.

Es más, ante cualquier acontecimiento de nuestra vida, nos encontramos con dos alternativas, que se desarrolle de manera positiva (50%) o que la evolución sea negativa (50%), entonces ¿Qué necesidad tenemos de atender con más intensidad la opción que más daño psicológico nos hace?

«En mi propia experiencia, he aprendido a agarrarme a esta frase para frenar la tendencia a adelantar acontecimientos y a esperar a que salga el grano para poner el parche. En definitiva, es aceptar la situación negativa que se te presenta, evolucionar y no estancarse», puntualiza la psicóloga.

Aprender a relativizar

Asumir la incertidumbre y aprender a relativizar los problemas es una de las claves para superar una situación negativa, por ejemplo, ¿Por qué una persona ante la muerte de un familiar lo vive normal y otra lo lleva muy mal? ¿Por qué la forma de afrontarlo y relativizarlo es diferente? «Los psicólogos aplicamos con nuestros pacientes un lenguaje claro y no solemos dar la razón, sino que hacemos ver con argumentos que en ocasiones no están en lo cierto, le instamos a que busquen soluciones con sentido común» afirma Sonia.

No existen rituales, ni varitas mágicas para cambiar lo negativo en positivo, «para mí un buen ritual cada día es abrir la ventana y respirar el olor a lluvia, escuchar los pájaros cantando, de este modo, aspiro la vida, eso no te carga de energía pero por lo menos te levantas intentando tener una actitud positiva».

Esquinas explica que la vida te lleva a muchas complicaciones pero eso no significa que tengas que hundirte, la tendencia que te lleva a un pensamiento positivo es relativizar. Dice que hay muchas personas que fallan al mirar demasiado hacia delante, al futuro, esto te lleva a angustiarte y piensas «¡qué va a pasar mañana! así te pierdes tu momento presente, mirar hacia atrás también es contraproducente ya que esta actitud se traduce en depresión, culpa, lo ideal es anclarnos en el presente, porque realmente es lo único que tenemos, la clave es cómo me tomo lo que me ocurre, el modo de aceptar las situaciones que me inquietan o que producen en mi una reacción negativa, si reacciono echándome al suelo a llorar, estoy perdiendo el tiempo, tengo que ponerme a trabajar y pensar qué opciones tengo, qué tengo que hacer para mejorar mi situación y no tirar la toalla a la primera» aconseja. En su blogesta psicóloga habla extensamente acerca de este tema.