Del mundo de la química a la fórmula «Hada Mermelada». Quién le iba a decir a Ángela Colón, licenciada en Químicas y responsable de calidad en el sector de la construcción hasta hace varias semanas, que su pasión por la pintura se podría convertir en una realidad laboral. Una creadora «autodidacta» cuyas dotes artísticas, asegura, ha heredado de sus padres. Lo que empezó siendo una afición, realizando dibujos infantiles para los niños de sus amigas, comenzó poco a poco a perfilarse como una vocación y profesión. Por ello, esta joven de 38 años creó su propio blog, «El Hada Mermelada», y a partir de ahí los pinceles le han trazado un nuevo futuro.

«Comencé a colgar las cosas que había pintado y he ido probando con nuevas técnicas. Principalmente hago cuadros infantiles, que es lo que más se vende, aunque también otro tipo de dibujos: pinto a plumillas, a carboncillo, acuarela y pastel», explica Ángela. Sin lugar a dudas, el arte de la pintura, en ella, es innato. Su habilidad para aprender nuevas técnicas, de forma autodidacta, bien lo certifica. «Llevo un par de años haciendo este tipo de trabajos para la venta, y cada vez tiene más repercusión. Mi prima tiene una tienda online, Castlebaby, y también me publicita en ella», apunta.

Ahora ha comenzado una línea de estampas de comunión muy originales y personalizadas, algunas ya están en su blog. Entre sus obras más demandadas en cuadros infantiles, destaca la de un niño durmiendo entre dos peluches, «dulces sueños», todo a carboncillo en blanco y negro con el contraste del color en acuarela de los dos peluches. Ángela tiene dos niñas pequeñas que están encantadas con la idea. Y una de ellas ha sido precisamente fuente de inspiración para designar el blog bajo el nombre de «El Hada Mermelada». «A mi hija le impresionó una hada llamada Mermelada, y otra hada denominada Clara. La expresión de emoción que tenía en los ojos no la he visto en mi vida. Me emocionó mucho y me asombró, por lo que decidí llamar así el blog», sostiene.

Esta joven artista, residente en la Macarena, ha pasado de las fórmulas químicas a la fórmula «Hada Mermelada» y de momento, con buenos resultados. «Me quedé en paro hace varias semanas, y si continúa tan bien, me encantaría dedicarme a esto porque además es un trabajo cómodo, desde casa, flexibiildad horaria y puedo conciliar la vida laboral y familiar, tan complicado hoy día», afirma. Ya incluso está barajando nuevas ideas para extender su oferta de productos en el sector infantil, para que «El Hada Mermelada» siga «impresionando» con sus originales creaciones.