Pasear por la barriada de Pío XII en la Macarena es como adentrarse en un jardín en flor. La mayoría de sus calles, rotuladas oficialmente en el año 1962, conforman una especie de vívero con «plantas perennes» que brotan durante todo el año. Alhelí, Margarita, Crisantemo o Begonia son sólo una selección que a modo de requiebro linsojea las vías de este enclave. Aquí, florece en cada esquina, y variedades como el Azahar o el Geranio están presentes más allá de la época primaveral.

-Alhelí: Esta vía se traza por primera vez en un proyecto en 1946, ajustándose en parte al antiguo camino o callejón del Cangilón, que transcurría desde Miraflores a Palma del Río. Durante los años 50 se construyeron los bloques pertenecientes a Pío XII en la acera de los pares, llegando a configurarse en su totalidad a mediados de los 60.

-Azahar: la flor por excelencia en la capital, el azahar, adquiere en Pío XII su versión imperecedera. La flor del naranjo y del limonero dio nombre a esta vía en 1961, próxima a una de las principales arterias como es la avenida de Miraflores. Transcurre desde Conde Halcón hasta la calle Margarita.

-Begonia: una irregular línea recta desarrolla esta calle, cruzada por Conde de Halcón y Gladiolo. En sus inicios corre paralela a la plaza de Pío XII, pero su fisonomía se modifica tras rotularse en 1965 uno de sus tramos como plaza Fernando Barquín. Es entonces cuando su trayectoria se vio interrumpida, quedando este espacio como un islote en su trazado.

-Crisantemo: En su origen sólo tiene la acera de los impares, ya que la otra corre paralela a la plaza de Pío XII. Esta vía de línea recta cruza una de las vías más comerciales del barrio, Conde de Halcón, donde se concentra un buen número de negocios y comercios.

-Flor de Lis: Recién construida se denominó con el nombre del propietario del suelo, José Aguado Barba, pero nunca se reconoció así oficialmente. Finalmente a propuesta de los vecinos se rotula con el nombre floral. Es una vía peatonal, a la que se accede a través de un pasaje semicubierto.

-Gardenia: En su origen cuenta únicamente con la acera de los pares, mientras que la otra linda con el parque de Pensamiento. Fue rotulada en el 62 con el nombre de esta flor y en ella desembocan Crisantemo, Girasol y Geranio.

-Geranio: De los balcones sevillanos al nomenclátor en el barrio de la Macarena. Es también una de las más transitadas por su proximidad a Conde de Halcón. Finaliza en ángulo en Gardenia, donde se sitúa la plaza de Blas Infante.

-Girasol: De trazado recto, en ella desemboca Gladiolo y la cruza Pensamiento. Como el resto de vías «florales», adquiere tal denominación en 1962.

-Gladiolo: Cruzada por Begonia y Crisantemo, es de trazado recto y uso peatonal. Es de las vías más «sosegadas» al carecer de tráfico rodado.

-Madreselva: Se trataba de un camino rural conocido como callejón de la Barzola o de San Jacinto, por conducir a dichas huertas. Es de trazado recto, y el acerado impar se configura en la construcción de la barriada Virgen de los Reyes en el 52, mientras que la parte par se corresponde con la de Pío XII en 1960.

-Margarita: El lateral de la Parroquia de Santa María de las Flores se muestra en esta vía que tiene forma de línea recta.

-Orquídea: Fue trazada a principios de los años 60 sobre los terrenos de la desaparecida Huerta de la Haza. Con ella se traza la línea divisoria entre las barriadas de Pío XII y la de Begoña.