Normalmente cuando se nos estropea un grifo llamamos al fontanero o cuando no sabemos arreglar un enchufe al electricista. En el barrio de Nervión y San Pablo esta práctica ha cambiado desde que existe el Banco del Tiempo. En él se intercambian servicios y actividades. Aquí la unidad de intercambio y de valor siempre es la misma para todos: no existe el dinero, sólo tu tiempo.

Una hora siempre es a cambio de otra hora, independientemente de los servicios y actividades que tu ofrezcas o demandes, es decir, vale lo mismo una clase de informática, de inglés, acompañar a una persona mayor, o cualquier otra tarea de las que se proponen. Esta iniciativa que comenzó en 2010 y que está apoyada por el Ayuntamiento de Sevilla, pretende que las personas de todas las edades intercambien experiencias, con ello se fomenta el principio de igualdad, solidaridad, altruismo, integración social, respeto, mejora de las relaciones interpersonales, la autoestima y muchas más.

Isabel Díaz, coordinadora del centro, asemeja la labor que hacen con las antiguas comunidades de vecinos, en las que todos aportaban sus conocimientos y habilidades al vecindario. Más de 100 personas pertenecen ya a este grupo. Isabel destaca el caso de un señor que hace poco se quedó viudo y no sabía cocinar, las «agentes del tiempo» se pusieron manos a la obra y le pusieron en contacto con una señora que le iba a dar algunas nociones para que aprendiese esta labor, a cambio, él tenía que hacerle compañía. Éste es el servicio que más se requiere el acompañamiento ya que la mayoría de los socios son personas mayores, aunque tal y como apunta Isabel, cada vez se unen más jóvenes.

El interés por la nuevas tecnologías, por aprender a cocinar o por el inglés ha motivado que el Banco del Tiempo ofrezca un nuevo servicio: el intercambio grupal. Esta nueva modalidad ya está en procedo de preparación. Las coordinadoras del centro se encargan de ponerte en contacto con las personas y de acompañarte en «tu primera cita».

Todos pueden formar parte del Banco del Tiempo, da igual sexo, edad o condición física. Siempre hay algo que dar o recibir. Si estás interesado en participar e intercambiar algún conocimiento escribe un correo a bdtnervionsanpablo@sevilla.org. Compartir es vivir y en Nervión y San Pablo es posible.