Los libros han dejado de coger polvo y han pasado a mejores manos. Eso es lo que ha pasado en el Distrito Nervión, decenas de vecinos se han unido a la idea de crear una biblioteca vecinal entre todos los miembros del barrio y el objetivo se ha superado todas las expectativas.

Más de 10 estanterías repletas de cientos de libros dan vida a la nueva biblioteca vecinal del Centro Cívico La Ranilla. Ejemplares de todas las clases y para todos los gustos. Novelas, cuentos infantiles, recetarios, enciclopedias y todos ellos son donaciones de los vecinos de Nervión que se han convertido en parte fundamental de este proyecto.

Las baldas van cogiendo color, tomando forma y adueñándose de mil historias. Carmen Muñoz, una de las coordinadoras de la biblioteca vecinal, asegura que «ha sido una grata sorpresa la acogida que ha tenido la idea entre los vecinos de la zona», tanto es así, que ha confesado que han tenido que pedir más estanterías al distrito porque se han quedado sin espacio para colocar libros.

Este club de lectura, como a Carmen le gusta llamarlo, será un punto de encuentro para las personas, ya que además de llevarse los libros prestados a casa, los usuarios también podrán quedarse allí a leer entre otros lectores en un espacio especialmente pensado para ellos.

En los preparativos de la biblioteca vecinal están trabajando más de 10 voluntarios, ellos se encargan de clasificar los libros, colocarlos y hacerle su ficha correspondiente. Se trata de la primera biblioteca vecinal de Nervión, pero no es una biblioteca cualquiera, ya que los ejemplares podrán ser retirados sin coste alguno. Carmen está segura que este intercambio de cultura funcionará bien dice que «es diferente a la suelta de libros de la Plaza de España porque este es un lugar cerrado y habrá siempre una persona para resolver las dudas de los usuarios».

Propuesta de E- Democracia

La biblioteca de préstamo abierto del Centro Cívico La Ranilla fue una de las primeras propuestas aprobadas a través de la plataforma E-Democracia por la Junta Municipal del Distrito Nervión. Una iniciativa pionera en Sevilla, a semejanza de las bibliotecas que existen en otras ciudades europeas, cuyos fondos son suministrados por los propios usuarios y son éstos los que gestionan como voluntarios el sistema de préstamo.