Unos zapatos estrechos, grandes, pequeños…en definitiva unos zapatos malos o que no se ajusten a la medida de los pies puede convertirse en los mayores enemigos de la mañana más entretenida o la noche más divertida. De ellos se dicen muchas cosas, se han escrito muchos refranes y la mayoría hacen referencia a los inconvenientes que puede provocar un calzado equivocado.

«Con un zapato muy justo, nadie anda a gusto», «Ni amor forzado, ni zapato apretado», éstas y algunas frases más debieron de tener muy presentes los hermanos López, Carlos y Fernando, al crear su negocio Crownhill Shoes (@CrownhillShoes), una empresa dedicada a la fabricación de zapatos a mano. «Nuestra filosofía se basa en conjugar tradición artesana con los gustos más actuales, mimando las raíces de la fabricación del zapato, pero adecuándolos a los tiempos y adaptando las más modernas normas de calidad para seguir ofreciendo lo más auténtico y artesanal», declara Fernando.

Estos hermanos sevillanos tienen una máxima a la hora de la elaboración del calzado «materiales de primera calidad y todos made in Spain», resaltan. Para confeccionar este artículo, en Crownhill Shoes hacen falta más de 20 fases diferentes en la que las manos del hombre son totalmente imprescindibles. Aproximadamente les lleva confeccionarlo un total de 20 días.

Fernando confiesa que actualmente se siente totalmente desbordado con el trabajo que tienen, hace cuatro años que nació este proyecto, «pero desde hace seis meses para acá es cuando hemos empezado a saborear el éxito de nuestro negocio». Importan a todos los países del mundo. López asegura que la tienda on line le ha facilitado mucho la expansión. Se enorgullece de lo próspero que es el negocio, pero asegura que «ha sido un trabajo muy largo, tratado con mucho cariño y hemos sido muy pacientes hasta ver los resultados», indica.

Seguros de que el calzado define a la persona, Fernando diseña todos los zapatos de manera estudiada, anteponiendo la elegancia y el estilo.

Consejos de los expertos para el cuidado de los zapatos

Los hermanos López dan unas claves para mantener los zapatos como el primer día:

- Los zapatos cuando no sean usados deben estar guardados en sus correspondientes hormas de madera. Esto permitirá que el calzado conserve su estructura, impidiendo que se deforme.

- No deben usarse dos días seguidos, puesto que el sudor hará que la piel se deteriore más rápidamente.

- Es importante utilizar siempre un calzador para ponérselos, ya que así se evitará que se deforme el contrafuerte.

- Es básico una buena limpieza del zapato, especialmente en la zona que se dobla.