Si jugásemos a proponer sinónimos de fría, podríamos decir gélida, congelada helada o «Jota». Sí, si, ¿quién no relaciona el adjetivo fría a una buena cerveza del Bar Jota? Por todos los sevillanos es sabido que en el barrio de Nervión, y más en concreto, en la calle Luis Montoto 52, se sirven las cervezas más «fresquitas» de la ciudad de Sevilla.

La familia Martín lleva al frente de este conocido bar desde un poco antes de la Guerra Civil, justamente, desde el 13 de mayo de 1936. En todos estos años el local sólo ha experimentado una remodelación y fue por motivo de la riada de 1961 que afecto al bar. Por lo que se ve no le ha hecho falta muchos más cambios porque son tres generaciones ya, las que han pasado por detrás de la barra «del Jota». Y hoy día, sigue siendo un referente en Sevilla y no precisamente por su carta de tapas, Alejandro Martín Cotán, nieto del fundador y en la actualidad encargado del bar, ríe cuando le preguntamos la especialidad de la casa, «es obvio la cerveza, pero si te tengo que decir algo, el bacalao».

Por los apenas 12 metros cuadrados del Bar Jota han pasado todo tipo de personas, Alejandro reconoce que muchos famosos y políticos se han acercado por allí, pero no sólo personajes conocidos, también gente de todas las partes de Sevilla, incluso, «muchos extranjeros, creo que es porque estamos en muchos sitios de internet, aunque no tengo ni idea porque yo no uso las nuevas tecnologías», afirma el encargado, que destaca que la cervecería es punto de encuentro para moteros, ya que él es muy aficionado a las motos y su abuelo también lo fue.

Lo normal es que diariamente en esta casa se tiren 500 litros de cerveza, pero Alejandro apunta que la crisis también les ha afectado y, sobre todo, el sentido único de la calle Luis Montoto.

Por último, intentamos que nos desvele el secreto de esta riquísima cerveza, pero no ha habido suerte, «es un secreto de familia que ha pasado de abuelo a hijos y de hijos a nietos y esperamos que por muchos años».