Jóvenes aunque sobradamente preparados es la definición perfecta para describir a miles de sevillanos que actualmente se encuentran en situación de desempleo debido a la crisis por la que atraviesa el país. Personas que sienten que han cumplido con lo que la sociedad les exige, pero que no encuentran una recompensa a este esfuerzo.

Carrera universitaria, idiomas, años de prácticas y máster, nadie pondría en duda que una persona con esta preparación no se comería el mundo. Lidia es informática, tiene 33 años, es una de las jóvenes que se ha dado de bruces con la realidad. Hace años que busca un empleo pero ninguna empresa le da una oportunidad. Este es un caso real, al igual que otros muchos que existen actualmente.

Rocío Rivero López es psicóloga por la Universidad de Sevilla, ella tiene un gabinete psicológico y hace un tiempo empezó a darse cuenta de que la mayoría de los pacientes que acudían a su consulta tenían entre 28 y 35 años. Todos presentaban la misma patología, ansiedad, frustración e impotencia. Todos con el mismo problema y con un mismo objetivo, trabajar. Por ello decidió escribir un libro: «Empleate con actitud» y posteriormente un blog acerca de este problema. «Cuando empecé a encontrarme con estas situaciones pensé que lo mejor manera de ayudar a más personas en esta situación era escribiendo un libro», declara Rocío.  Son jóvenes con la autoestima muy baja que tienen pensamientos muy negativos que influyen en la conducta. «Le dan la espalda a su vida personal y se centran únicamente en su futuro profesional».

Según nos cuenta la psicóloga, el caso de Lidia es un ejemplo que se podría extrapolar a muchos de los pacientes que ha tenido. «Ella pensaba que los entrevistadores tenían algo contra ella, se repetía una y otra vez que no servía para nada, creía que era demasiado mayor para que la contrataran». Rocío basó su tratamiento en ejercicios, uno de ellos y el que más funciona, como ella dice, es el diario de gratitud. López aconsejó a su paciente que todos los días al acabar la jornada escribiera en un cuaderno todo lo bueno que le pasaba, también le propuso que sólo fuera a las entrevistas que requirieran un perfil como el de ella y la ayudó a tomar la riendas de su vida. Hoy día Lidia tiene un blog de consultas informáticas, cada día recibe un gran número de visitas y siente que aporta algo a la sociedad.

Como este, otros muchos casos, la mayoría de jóvenes, pero también hay personas mayores de 50 que han dedicado la vida a su empleo y de buenas a primeras se han encontrado en la calle. «Estos casos son muy diferentes, hay un gran salto generacional y normalmente son personas que llevan trabajando desde los 16 años». Es la situación de un carpintero que según él no valía para otra cosa. Con mucho esfuerzo, Rocío consiguió que fuera a cursos de formación para desempleados ayudándolo así a instruirse en otra materia. Él ha conseguido también superar la situación de crisis en la que se encontraba.

«No hay que dejarse llevar por las frustraciones y por la ansiedad eso te lleva a tomar decisiones equivocadas». Ésta es la mayor recomendación de esta psicóloga sevillana. Añade, que si crees en algo debes llevarlo a cabo: «Si te propones escribir un libro, empieza por el prólogo, lo demás con buena actitud irá saliendo». El camino no siempre es fácil, pero hay que alcanzar la meta, da igual que no seas el primero, como siempre se dice, lo principal es llegar.