¿Podría llegar un andaluz, muy andaluz, a convertirse en un vasco, muy vasco? ¿y viceversa? La ficción española ya ha demostrado no sólo que es posible, sino que es rentable. Ahora es el momento de ver si en la realidad esa mímesis es igualmente factible, y de momento miles de personas parecen reforzar la idea.

Son los aspirantes a participar en el nuevo concurso de Canal Sur y ETB, «Tú al Norte y yo al Sur», que se encuentra en plena fase de casting en la comunidad andaluza. Sin ir más lejos, el Centro Universitario Eusa, en la calle Plácido Fernández Viagas, se ha convertido hoy jueves en posible pasaporte a Euskadi.

Desde las 10:00 horas, y previsiblemente hasta que caiga la tarde, el personal de Grupo Secuoya (productora encargada de la parte andaluza) entrevistará y pondrá a prueba a multitud de onubenses, gaditanos y sevillanos con un fin claro: «encontrar gente auténtica».

Antítesis cercana

Así lo explica Víctor Fernández, de la organización, que afirma que «no hay un perfil cerrado, ni por edad ni por formación, para participar. Han pasado desde odontólogos a ingenieros y gente del campo».

Momento del casting de «Tú al Norte y yo al Sur» / C.Sur

Casting de «Tú al Norte y yo al Sur» / Canal Sur

El planteamiento, que a priori puede parecer una utopía, funciona por la propia diversidad de Andalucía. «Nuestra tierra es muy amplia, nada tiene que ver un sevillano con un almeriense, por ejemplo, pues son distintas idiosincrasias, pero con raíz común. Eso es un ejemplo de adaptación», comenta.

Ante la posibilidad de que surjan aspirantes con gracejo impostado y personalidades sobreactuadas, Fernández tranquiliza al tratarse de un reality: «No buscamos actores, y eso lo saben. Ahora bien, si la realidad da de sí… Lo importante es que lo disfruten y sientan su tierra, y hemos encontrado gente tan andaluza que hasta te lo contagia, siendo uno de aquí».

Eso sí, el desarrollo también se da a la inversa, con el componente añadido de empezar la grabación en Ardales, pueblo típico de Málaga, en agosto. «Los vascos se lo tendrán que currar, y que sudar», añade entre risas, «aunque siempre se cuidará de ellos y su integridad física».

Vivir la experiencia

Las líneas telefónicas ya se habían abierto en las pasadas semanas, lo que ha permitido a las productoras ir conociendo perfiles, que igualmente han tenido que hacer la prueba de cámara y afrontar las situaciones planteadas en la prueba de casting, celebrada en una «misteriosa» carpa en el interior del campus.

«Qué has tenido que hacer?», «Ha sido muy difícil?, «¿Cuánta gente había?»… eran las preguntas recurrentes al aspirante que salía por el lateral, ya cumplido.

Aspirantes al concurso «Tú al Norte y yo al Sur», esperando en las instalaciones de Eusa / Canal Sur

Aspirantes al concurso «Tú al Norte y yo al Sur», esperando en las instalaciones de Eusa / Canal Sur

Muy cerca se iban situando los próximos en entrar, con conversaciones entre nerviosas y animadas y, sobre todo, imaginando la tierra norteña.

«Yo sé que no voy a soportar el frío, y allí dicen que hace mucho», explica Maxi, sevillano que monta placas solares «a 40 y tantos grados», y que busca con el concurso «desmontar la idea que se tiene de los andaluces y descubrir si es verdad lo que se cuenta de los vascos, de que son gente cerrada».

Jorge, de Écija, no compartía la opinión. «Conozco a amigos de allí y son como nosotros, sociables. Se apuntan a todo».

M. Carmen, por su parte, los definía como personas más comedidas, «de las que hablan con las palabras justas. Y más bajito que por aquí, seguro». La joven de 23 años, y natural de Tomares, afirma «haber viajado poquito» y que su familia se lo ha tomado bien pero con el «temor» de que le «salga un novio vasco».

Sin buscar el amor, pero sí la experiencia, se presentaban dos chiclaneras de unos cincuenta años, Carmen y Cristina. La segunda se ha animado sobre la marcha, al acompañar a su amiga, y su marido e hijos aún no saben nada.

«Pasarlo bien» y «ser uno mismo» son las claves del casting para el concurso televisivo / Canal Sur

«Pasarlo bien» y «ser uno mismo» son las claves del casting para el concurso televisivo / Canal Sur

Carmen, que se define como «un terremoto», está dispuesta a todo, menos a cantar «porque puede llover lo que no ha llovido en todo el verano», e incluso a «preparar a los vascos un menudo de categoría».

Completaba ese primer grupo María José, que acudió con su familia al casting porque quiere «conocer el País Vasco desde dentro, convertirse en una más», aunque su hija, de 9 años, no terminase de entender «la aventura de mamá».

Distintos perfiles e historias. Mañana será Málaga la provincia que acoja la segunda parte del casting, relativa a Andalucía Oriental y Córdoba. De estas dos fases, y de una final el próximo lunes en Eusa, surgirán esos ocho participantes que llevarán su tierra por bandera a la localidad guipuzcoana de Guetaria, de la que uno de ellos se convertirá en «Hijo adoptivo».

El programa

«Tú al Norte y yo al Sur» será un concurso-reality en el que los participantes tendrán que superar distintas pruebas relacionadas con la cultura, tradiciones, gastronomía e idioma/modalidad lingüística a lo largo de diez entregas, y que se irán desarrollando a lo largo de distintos puntos de las dos regiones.

En cada una, habrá reconocidos expertos y un anfitrión: Gorka Aguinagalde (de «Allí abajo») en Euskadi y Natalia Roig («Con el culo al aire») en Andalucía. Asimismo, serán los propios vecinos los que, en un Consejo de Sabios, determinen los expulsados semanales y los ganadores de «las llaves de la ciudad».

La presentadora será Reyes Prados, periodista sevillana afincada en Bilbao, que representa los valores de «intercambio y adaptación» de este formato «hecho por y para los andaluces»