Lo que la crisis ha unido que no lo separe el fútbol. El sevillano barrio de San Diego tiene el privilegio de albergar la primera peña en la que conviven béticos y sevillistas, una situación obligada por el desfavorable contexto económico pero de la que sus socios se sienten orgullosos. Para ellos, la rivalidad está en la partida de dominó; de cuestiones balompédicas, mejor no discutir. Ha nacido la Peña Cultural Sevilla-Betis.

Apenas cincuenta metros separaba ambas peñas antes de que la crisis vaciara los bolsillos. El descenso paulatino de los socios y la paradoja de ser vecinos invitó a ambas directivas a dar un paso adelante camino de la unificación. Sin dramas. El azar decidiría el tema más escabroso: el nombre.

Un jugador de dominó en la Peña Cultural Sevilla-Betis«Estaba en juego llamar a la nueva peña Betis-Sevilla o Sevilla-Betis, decidimos que lo echaríamos a suertes y ganó el Sevilla; eso sí, como compensación, el primer socio sería del Betis, a partir de ahí hay alternancia: uno del Sevilla y otro del Betis», explica el vocal de Relaciones, Francisco del Águila. La sede actual es la antigua peña sevillista y la adaptación ha requerido de kilos de pintura. Nuevos listones verdes acompañan a los rojos ya existentes; una pared ensalza los éxitos béticos, otra los sevillistas; y dos televisores resuelven las coincidencias en los días de partido.

«En el televisor grande se pone el que juega fuera, si no coinciden, se sintoniza el partido en ambos; en caso de que uno sea de pago y otro en abierto, prevalece el de pago», detalla Francisco. Nada escapa a los estatutos, tampoco la rivalidad. «El aficionado de un equipo que gaste malas formas con un seguidor del otro equipo será expulsado, pero de momento no hemos tenido que echar mano de esta norma porque la convivencia es extraordinaria», confiesa el portavoz. «Sí se permite la broma, claro, pero sin faltar», añade.

«Ahora, la barra está más llena que nunca y siempre hay ambiente en la peña», destaca el portavoz. «La gente se extraña pero tampoco es para tanto», explica. «Ya hemos hablado con ambas federaciones de peñas y no han puesto ningún impedimento y estamos esperando a juntar unos ahorrillos para poder hacer una invitación en condiciones y a la que esperamos que puedan venir los presidentes de los dos equipos», desvela Francisco. «Solo esperamos que se apunten más socios, poco más», afirma.

Un socio juega a dominóLa nueva Peña Cultural Sevilla-Betis nació oficialmente el 1 de agosto de 2012 y este domingo los 125 socios que la componen ‘disputarán’ su primer derbi. Obviando el tema futbolístico, gana el Betis en socios, «pero sin mucha diferencia», matiza Francisco. «En la antigua peña bética se daba la paradoja de que teníamos una veintena de socios sevillistas a los que les podía más la vecindad a la afición por unos colores», recuerda.

La tensión ha aumentado los días previos al derbi que se disputará en el Pizjuán. Una situación que nada tiene que ver con el fútbol, la razón está en las mesas en las que, concentrados, los socios disputan un torneo de dominó. La final está a la vuelta de la esquina. «Aprovechamos el derbi para hacer una comida de convivencia y para entregar los trofeos del campeonato de dominó», explica Francisco. «Ese día la peña tiene que ser una fiesta -concluye- y, en el fútbol, que gane el mejor».