Reforzar la educación con el deporte como incentivo. Esa es la esencia de Nodo Sport, una asociación recién nacida que aspira a crear una simbiosis educo deportiva, única en la ciudad, que se llegue a convertirse en la base del crecimiento personal de los más pequeños.

Nacidos y criados en San Pablo. Han jugado toda su vida en las calles del barrio, conocen el ambiente a la perfección, con sus virtudes y sus defectos y son éstos últimos los que quieren ayudar a cambiar. «Aquí hay mucho abandono, padres que no pueden ayudar en los estudios de sus hijos o no están preparados para hacerlo» comenta Francisco Martín, licenciado en Inef, diplomado en magisterio de educación física y fundador de Nodo Sport.

En pleno contacto con el barrio, con total conocimiento de las necesidades de los niños Francisco Martín, presidente, y Juan Antonio Guijo, vicepresidente, estos dos amigos de San Pablo han creado una perfecta combinación entre estudios y deporte, que consigue sacar lo mejor de cada área en los niños que forman parte del proyecto.

Con precios módicos mensuales, que varían si solo es aula de estudio, deporte o ambas actividades, «que es realmente lo que queremos motivar», se crea en los más pequeños una rutina diaria de estudio que será premiada con su deporte favorito «pueden elegir entre baloncesto, fútbol, balonmano, patinaje, parkour o multideporte los más pequeños». «El niño está de lunes a jueves, primero en el aula de estudio y luego van a su actividad deportiva. Los monitores y los profesores hablan sobre cada uno de ellos, la evolución y si han hecho las tareas, porque si no las han hecho se quedan en el aula de estudio y no salen al campo, esa es la metodología, no creemos en el castigo sino en premiar el buen comportamiento, los que se portan bien y lo hacen todo, van a hacer deporte» cuentan Francisco y Juan Antonio.

«No sólo hay conexión entre los profesores de nuestra aula de estudio y los monitores de deporte, nuestros profes también están en continuo contacto con los padres y los tutores del colegio del niño, así se puede analizar su comportamiento, su evolución y sacar el mejor partido a su educación» explica Juan Antonio, reconociendo que con tan solo un par de semanas de curso en Nodo Sport algunos niños han dado un paso importante en cuanto a atención, rendimiento y concentración incluso «algunos padres nos han dado las gracias porque la actitud de sus niños en casa también ha mejorado».

Entre sus cincuenta alumnos procedentes de distintos barrios de la capital «tenemos muchos con déficit de atención, riesgo de exclusión social o retraso madurativo» a los que el orden y el ritmo implantado por Nodo Sport, les está beneficiando mucho no solo en lo académico-deportivo, sino, también en lo personal.

Para formar parte de Nodo Sport se puede enviar un correo electrónico a nodosports@gmail.com, llamar al 673540504 ó al 657289655 (éste, operativo sólo por las tardes) o escribir un mensaje al perfil de Nodo Sport en Facebook y Twitter.

La motivación como clave del éxito

Aunque la base de Nodo Sport es la combinación entre estudios y deporte, no es la única motivación que los pequeños tienen para seguir día a día en este proyecto. La asociación promueve eventos, campeonatos e incluso tiene la idea de hacer un viaje a Londres con los jugadores de fútbol  cuando termine el curso «esto les aportaría un importante intercambio cultural e idiomático que está totalmente en la línea de lo que nosotros trabajamos día tras día con ellos».

Con un gran equipo de profesores y monitores, esta asociación mueve lo imposible por los niños, por conseguir la mejor evolución y dar a todos las mismas oportunidades académicas. «Trabajamos también con la unidad de trabajo social, que nos manda a niños que creen que, nuestra actividad, puede ser lo que les falte para conseguir la integración social y el cambio en su estilo de vida» y el resultado ha sido el esperado.

Han comenzado con un gran empujón que ha permitido que muchos niños hayan hecho un comienzo de curso totalmente diferente al que hacían anteriormente. Gran parte de ese ánimo se lo deben a Francisco Romo, director del colegio San Juan de Rivero, que mientras «esperábamos la concesión del centro de educación ciudadana, nos ha cedido un aula en el colegio donde desarrollamos la actividad académica». Una concesión que, junto a la del campo de fútbol de la plaza Amanecer, ha llegado de manos del distrito San Pablo-Santa Justa, contando así la asociación, con dos instalaciones en la misma plaza que permiten el perfecto desarrollo de su actividad.

Pero aún queda habilitar el centro de educación ciudadana, sanearlo y acondicionarlo para su nuevo fin. También es necesario el mantenimiento del campo y la adquisición de las equipaciones de los pequeños jugadores. Un gasto «al que hacemos frente con nuestro propio bolsillo» una situación propia de cualquier comienzo pero que merece un cambio y un apoyo multitudinario no solo por parte del barrio que les acaba de ver nacer como una asociación que cambiará la infancia y juventud de sus calles, como por todos los padres y madres sevillanos que en la diversidad de Nodo Sport pueden ver una oportunidad para sus hijos y para los demás niños de la ciudad, porque en este proyecto, cuantos más sean más completa será la educación.