La deportividad es el único pasaporte exigido para formar parte de la Liga de fútbol 7 «Antonio Vargas Chico», que se juega todos los días en las instalaciones del Centro Deportivo Calavera. No existen barreras ni de edad, ni de nacionalidad, ni de origen social, pues «todos los equipos que quieran participar tienen un hueco asegurado, ya sean de Sevilla capital o de la provincia. Aquí sólo exigimos juego limpio», declara Manuel Matías Ruiz, coordinador del torneo.

Esta «apertura» liguera ha colmado de anécdotas y particularidades la competición en sus 18 años de historia, ya que «por aquí han pasado equipos peculiares formados íntegramente por inmigrantes, por personas sordomudas o por chabolistas de El Vacie, por citar algunos. También hemos tenido a tres generaciones -el abuelo, el padre y el hijo- jugando en el mismo club o un equipo con hasta siete miembros de una misma familia», recuerda el coordinador.

Actualmente, un total de 13 equipos de cuatro divisiones se disputan la liga los días laborables y los fines de semana juegan 24 equipos de dos categorías. Se trata, en su mayoría, «de equipos de chavales de barrios humildes, sobre todo de la zona de Tres Barrios-Amate, del Polígono Sur y del Polígono Norte, aunque también tenemos varios conjuntos de veteranos, ya que pueden jugar desde los 18 años en adelante», explica Matías.

El objetivo de esta competición regular que organiza la junta rectora del Calavera CF desde el año 95 es que «todos los equipos puedan jugar al fútbol en unas instalaciones dignas, además de que esta liga sirva como escaparate para posibles fichajes para el Calavera CF u otros equipos federados de la ciudad».

Así, desde finales de septiembre hasta finales de abril o principios del mes de mayo, unos 600 jugadores en total -15 por cada equipo como media- utilizan las instalaciones del club deportivo de la calle Hespérides «sin interferir en el normal funcionamiento de las actividades del Calavera, ya que los partidos de la Liga Antonio Vargas Chico se organizan cuando las pistas se quedan libre», apunta el coordinador.

Al final de la temporada llega la entrega de trofeos por categorías, en donde no faltan los reconocimientos a la deportividad o a la colaboración para contribuir al normal discurrir de la liga. El año pasado se entregaron un total de 135 premios.