En la calle Antonio Gala, del barrio del Zodíaco, existe un local que sirve como punto de encuentro y de reunión de todos los vecinos del entorno: el Bar Taviro. Sus propietarios, Luis y Encarni, presumen de clientela y aseguran que «aquí somos todos una gran familia», pues la relación con el vecindario es tal que «cada domingo hay un cliente que se encarga de cocinar un plato distinto, que lo trae al bar y lo repartimos para degustarlo entre todos».

Así, arroz con conejo, espinacas con garbanzos, paella, bacalao o tortilla rellena son algunas recetas que han salido de los fogones de los vecinos y que han disfrutado los asiduos al bar. «El menú de cada domingo sale de manera natural. Casi siempre hay alguien que se ofrece para cocinar algo en concreto y, si no, son los propios clientes los que, por aclamación popular, piden que se repita alguna receta». Una vez preparado, «el bar paga el plato y lo divide en tapitas que se reparten completamente gratis entre todos los consumidores que estén en el local», explica Encarni.

Otra de las particularidades del establecimiento está en sus «precios anti-crisis», ya que «tenemos tapas a un euro y variedad de montaditos, la cerveza de botellín a 0,70 euros y vinos como mostos y pitarras a 0,60 euros». Un gran atractivo del Bar Taviro radica en «la forma de tirar la cerveza», una modalidad que, aunque los propietarios aseguran que no esconde nada especial, «complace a todos los clientes, pues hay muchos que aseguran que nos visitan sólo por nuestra cerveza», comenta la pareja.

Los dueños actuales tan sólo cierran su negocio los jueves para descansar, mientras que el resto de la semana permanece abierto de 8:00 a 16:00 horas y de 20:00 a 24:00 horas, pues «la crisis sólo es posible sobrellevarla trabajando muchas horas», declara su propietario.

Y es que a pesar de que Luis y Encarni no residen en el Zodíaco sino en el barrio vecino de la Carretera de Carmona aseguran que «aquí nos han acogido con los brazos abiertos», por lo que llevan «casi dos años» regentando un local que tiene gran tradición hostelera en este entorno. De hecho, lo que hoy es el Bar Taviro fue antes el histórico bar Los Cazadores, que ha permanecido más de dos décadas en el Zodíaco y cuyo primer propietario fue Antonio Morales.