El Club Santa Clara está de enhorabuena por triplicado, pues cuenta con nuevas instalaciones, nueva junta directiva y nueva filosofía, marcada por un carácter más «abierto» a las actividades culturales y sociales, dejando de ser una entidad «meramente deportiva».

El artífice de este nuevo rumbo es el presidente Faustino Escobar y todo su equipo quienes, «sin dejar de lado las actividades físicas», han dotado de «mayor contenido» el club en apenas ocho meses que llevan en la directiva, con el objetivo de «estrechar lazos con los socios y con el barrio en sí, abriendo vías de comunicación y colaboración con entidades que, pese a ser vecinas, nos resultan completamente desconocidas».

Es el caso del otro club de la zona, Hábitat 71, o de la asociación de disminuidos psíquicos Niños con Amor, con quien el Club Santa Clara colaborará para celebrar su II carrera Popular y Escolar, una de las actividades programadas para la celebración, el próximo fin de semana, del primer aniversario de la reinauguración de las instalaciones de la entidad, que cuentan con una extensión de 24.000 metros cuadrados.

«Nuestra intención ha sido siempre que el club esté vivo a nivel deportivo pero también social y cultural», declara el presidente, por lo que para los días 15, 16 y 17 de marzo se ha previsto un programa que se sostiene «sobre estas tres patas» y cuya recaudación irá íntegra a la asociación Niños con Amor.

Así, se organizarán partidos de tenis, de fútbol y de padel por edades y se realizará una exhibición de patinaje. La carrera popular tendrá este año un carácter especial ya que «participarán socios de los dos clubes de Santa Clara», pues la idea es «que se convierta en la carrera del barrio», señala Escobar.

El ámbito social se cubrirá con un Mercadillo Solidario en el que se pondrán a la venta manualidades realizadas por las personas que conforman la asociación Niños con Amor, al que se sumará el material cedido por el taller del club Santa Clara «Entre agujas y café», que «se ha adherido a esta causa confeccionando horquillas y broches para ayudar a la venta de objetos y recaudar más fondos», apunta el presidente. La actividad más dulce llegará con el concurso de tartas y pasteles que aportarán los propios socios y que se venderá a un precio de 0,50 euros la porción.

Dentro del apartado cultural se proyectará el documental «la Giralda perdida de Nueva York», del director sevillano Diego Carrasco, y la Fundación Niños con Amor realizará una presentación de su labor y sus actividades, «para que todos los socios conozcan de primera mano qué causa están apoyando».

El broche de oro en este aniversario lo pondrán las actuaciones musicales que cerrarán la jornada del sábado y del domingo, en la que los más pequeños disfrutarán de un castillo hinchable en las zonas ajardinadas, ya que «el programa está pensado para el disfrute de todos los socios, sean de la edad que sean».

El club quiere celebrar así el primer año tras el enorme proyecto de remodelación del inmueble, unos trabajos que se prolongaron durante dos años y que dotaron a las instalaciones de nuevos equipamientos como un gimnasio con vestuarios, pistas deportivas, un salón de usos múltiples y un local de restauración. Pese a todo, la piscina sigue siendo «la estrella indiscutible del club», según la directiva.