No ha podido ser. Las tres agrupaciones sevillanas que formaban parte del plantel de cuartos de final del Concurso de Agrupaciones Carnavalescas de la ciudad de Cádiz han visto esta fase su última oportunidad de subir a las tablas del Gran Teatro Falla. Ni el habitual Alvarado, ni los descarados «Buitres» de «El bizcocho», ni los originales «muñecos» de los de San Pablo actuarán una vez más en el Coac 2014.

Las dudas se posaban sobre los de «El bizcocho» y los de «San Pablo», que finalmente no entraron en el listado de semifinalistas del Coac 2014. Pero la sorpresa ha llegado con «Los shunténticos chunguitos», la chirigota de Alvarado, que parecía haber firmado un puesto habitual en las semifinales carnavalescas del Gran Teatro Falla, vuelve a quedarse por segundo año consecutivo a las puertas de esta fase del concurso.

«En la ciudad de Cádiz a las 2.30 horas del día 23 de febrero» el jurado del Coac hacía público su fallo. Un listado que incluía seis coros, nueve chirigotas, nueve comparsas y tres cuartetos. Era concretamente la modalidad de chirigotas la que más atentamente se escuchó entre los aficionados sevillanos. Al pronunciarse «Los destripadores de la calle Londres», los últimos en entrar en semifinales, todas las esperanzas que tenían los dudosos y la seguridad que tenían los confiados cayeron en saco roto. Sevilla no estará en las semifinales del Coac 2014.

Con 216 puntos la chirigota de Alvarado ha quedado la segunda en el corte, siendo «Los Quintero» la agrupación que se ha quedado justo a las puertas. Tres posiciones más abajo con un total de 200 puntos se sitúa la chirigota de San Pablo «¡Cogerlo ahí» y, justo una posición más se sitúa la de San José, «La quinta del buitre»  que con 195 puntos se han quedado los últimos en la clasificación de Cuartos de Final del Coac 2014.

Hoy es día de decepciones para estas tres agrupaciones que han demostrado tener un importante nivel y, aunque no hayan pasado, han conseguido calar en el público carnavalero independientemente de su procedencia. Una acogida popular que se verá correspondida en la calle, donde reside el otro escenario gaditano donde la calidad no se mide en puntos sino en aplausas, dónde ningún carnavalero elude su cita y donde se recibe todo el cariño del público que hasta ahora quedaba separado por un foso.

IMAGEN: VÍCTOR LÓPEZ