En la residencia de ancianos Gerón, situada en la Carretera de Carmona, se respira vitalidad. Sus modernas y coloridas instalaciones rezuman dinamismo y actividad gracias a un completo programa ocupacional en el que la rutina no tiene cabida, en una clara apuesta por el «envejecimiento activo» de sus usuarios que promueve la Fundación Gerón y que no está reñido con el confort ni el descanso.

Actualmente, 84 mayores -la mayoría procedentes de los barrios más cercanos- disfrutan del amplio abanico de prestaciones que gestiona la dirección de la residencia: un spa con hidroterapia, fisioterapia y rehabilitación, atención psicológica y servicios de podología y peluquería, entre otros. Además, a lo largo del año se programan una serie de actividades como el aquagym, la aromaterapia y el tai-chi; sin faltar la musicoterapia, la risoterapia y otras terapias cognitivas para retrasar la demancia.

Además, se organizan talleres como la realización de flores de papel, de caretas de carnaval, de informática o de cocina; y dos días a la semana se imparten dos más del distrito Nervión, uno de memoria y otro de fisioterapia. A estos se suma otro en colaboración con la Universidad de Sevilla sobre terapia asistida con perros, que se realiza todos los jueves.

Aparte, la programación cultural y lúdica en la residencia engloba la celebración de todas las fiestas que vive la ciudad. Se trata «de una manera de situar a los ancianos en el contexto temporal de cada momento, lo que les ayuda a mantenerse vinculados cronológicamente con la realidad», señala la directora, Inmaculada Campillo. Además, muchas de estas actividades tienen un «carácter abierto e incluyen la participación de la población». Así, de cara a la próxima Semana Santa, la entidad organiza un concurso de fotografías y acogerá también una exposición de pasos en miniatura. Además, está previsto un recorrido para ver a los titulares de las hermandades el próximo Viernes de Dolores, además de presenciar la salidas de las hermandades más cercanas al barrio, como son San José Obrero y la Trinidad.

En abril, la residencia montará en el patio una caseta de feria y el personal lucirá sus trajes de flamenca para disfrutar con los residentes del tradicional «día del pescaíto». Posteriormente llegará la Cruz de Mayo, la quema de deseos en la hoguera de San Juan, la celebración del Día del Mayor en octubre con una gimkana, la fiesta de Halloween, la Navidad y la Nochevieja -con campanadas que repicarán a las doce de la mañana para ajustarse al horario de los mayores- y a finales de febrero sonará el Himno de Andalucía en la residencia, donde se leerán poesías para celebrar el día de la comunidad autónoma.

Se trata de actividades en donde «las familias de los mayores se implican también mucho» y son especialmente «las mujeres residentes las que tiran del carro, ya que a los hombres les cuesta mucho más», señala la responsable. En cualquier caso, los ancianos «aprecian mucho el romper con la monotonía por lo que nos esforzamos mucho para que disfruten al máximo el tiempo que estén con nosotros», concluye la directora.

La residencia Gerón cuenta con un total de cien plazas más 30 como centro de día. Muchas de las mismas están concertadas tanto por la administración regional como local.