«El esfuerzo tiene su recompensa». Ese es el lema de la Asociación Nodo Sport, con sede en el Polígono de San Pablo, en la que el ejercicio físico-deportivo es la meta de una serie de actividades académicas previas.

«Quien no termina las tareas no sale a jugar. De la dedicación del chaval dependerá el tiempo en que esté practicando deporte ese día», explica Francisco Martín, maestro de Educación Física y presidente de esta entidad creada en el último trimestre de 2013.

Podría considerarse como una actividad extraescolar, salvo que en este caso el servicio es doble.

Durante tres horas, los alumnos repasan y refuerzan sus conocimientos en materias variadas, aprovechando el aula que el Distrito San Pablo-Santa Justa otorgó a Nodo Sport en el Espacio Ciudadano, donde coincide con otras 6 asociaciones.

Aula de Nodo Sport

Aula de Nodo Sport

La cuarta hora es la del deporte, tanto de fútbol como baloncesto, pasando por voleibol, tenis, patinaje y multideporte, en el caso de los más pequeños, pues abarcan un rango de edad desde los 3 años hasta la adolescencia.

Aunque no se trata de una hora libre, sino que el personal deportivo continúa enseñando técnicas y directrices para ser cada vez mejor en la disciplina elegida.

Los monitores (siete entre las dos especialidades), valoran el rendimiento y deciden quien y cuando sale al terreno de juego. «Al segundo día, el que no había terminado te aseguro que se aplica», comenta el presidente, al que se le ocurrió este modelo a partir de la película «Coach carter», donde un entrenador de baloncesto consigue, con gran disciplina, que su equipo se encarrilase también en lo académico.

Con esta propuesta, además, Nodo Sport dio uso a la pista de la plaza del Amanecer, «donde se hacía de todo menos deporte», en el corazón de San Pablo. «Fue un trabajo árduo, el de convencer a los vecinos de que no habría ruidos en según qué horas, de que se le daría un uso responsable», añade Martín.

Y por supuesto, el de la puesta a punto. En colaboración con el IMD y el Distrito se adecentó, se arreglaron algunas canastas y se añadieron otras, y se preparó un campo para fútbol sala.

Tanto es así, que incluso una vez han concluido las jornadas lectivas, y los fines de semana, la pista se emplea como lugar de juego de un torneo de fútbol sala de tres meses de duración, y que celebrará su final el próximo junio. Con premios en metálico de hasta 500 euros.

Labor social

Nodo Sport colabora con el Instituto Joaquín turina y el Colegio Juan de Ribera, aledaños a sus instalaciones, lo que les permite seguir creciendo.

También están en vía directa con Asuntos Sociales, que les deriva niños a los que se exime de la cuota mensual de 20 euros, y también con Meridiano, a medio camino con la consejería de Justicia, que les trae chavales con antecedentes. Algo similar «a lo que hace el juez de menores de Granada Emilio Calatayud».

Este año, sin ir más lejos, han sido nominados al Premio Plaza de España en la Gala del Deporte del IMD, que finalmente se llevó «El Bigotes de Rochelambert».

En la categoría se valoraba «un gesto especialmente relevante de nobleza o juego limpio en la práctica deportiva, o una contribución especial y significativa a la erradicación de la violencia en el deporte sevillano».

La plaza del Amanecer, en el Polígono de San Pablo, ha recuperado un uso deportivo controlado con Nodo Sport

La plaza del Amanecer, en el Polígono de San Pablo, ha recuperado un uso deportivo controlado con Nodo Sport

Y es que «tenemos alumnos diagnosticados con TDAH (trastorno y déficit de atención e Hiperactividad), Autismo y Síndrome de Asperger tanto en el aula de estudio como en los grupos deportivos integrados dentro de los mismos que participan en todas las ligas municipales», explica Martín, orgulloso de la labor social que desempeña Nodo Sport.

Por otra parte, priorizan la contratación de monitores del barrio en desempleo, pues conocen el contexto de actuación de la asociación.

Con el final de curso llega la última recompensa para el alumno. En forma de viaje a un parque natural de España. En este 2015 el elegido es Cazorla, donde podrán practicar tiro con arco, la orientación, el bosque suspendido, la piragua, disciplinas de barranco y espeleología.

La idea es que, «en cuatro años visiten los más importantes: Doñana, Los Pirineos y Los Picos de Europa», concluye Francisco Martín. Pero sobre todo, que deporte y formación vayan de la mano en el Polígono de San Pablo.