Hay muchas maneras de lucirse en la Feria de Abril. Una de ellas es sobre el tablao, bailando al compás unas sevillanas o uno de los palos flamencos que sonarán en las casetas del Real durante esta semana. Para ello, son muchas las mujeres (y algunos hombres también) que llevan meses ensayando en los talleres del Distrito San Pablo-Santa Justa que imparte la monitora y coreógrafa Cristina Infante.

En total, son cuatro los grupos que dan clases tanto de sevillanas como de flamenco con Cristina, de todas las edades. Así, los lunes es el turno de los más pequeños, de 6 a 13 años de edad, a los que se les enseña a bailar sevillanas «desde cero», optando siempre «por las más clásicas o puras, las sevillanas más académicas», explica la monitora.

Los martes y jueves, las clases se dirigen a los adultos, divididos a su vez en dos segmentos. Así, de 17:00 a 18:30 horas se imparten clases de sevillanas a mayores de 60 años, «un grupo que viene buscando hacer ejercicio físico, muchas veces incluso recomendado por el médico, más que dominar una técnica en sí», señala Infante; mientras que de 20:00 a 21:30 se trabaja con un grupo joven, de entre 20 y 40 años de edad, «todos ellos con nivel de principiante que buscan aprender y soltarse mucho más en los pasos para disfrutar bailando la feria».

A esto se suma el taller de flamenco intermedio que tiene lugar los lunes y los miércoles de 19 a 20:30 horas, en donde hay unas 16 alumnas, todas mujeres, entre los 30 y 70 años de edad, «personas a las que siempre les ha gustado bailar pero que por circunstancias personales o familiares no han podido nunca practicarlo, y con las que se ensaya una coreografía en donde intervienen elementos como la bata, el abanico o el mantón pues, la que menos, lleva una década bailando», declara Infante.

En cualquier caso, la monitora apunta que «todos se iban poniendo más nerviosos conforme se iba acercando esta semana festiva ya que, aunque normalmente practicamos de cara a la exhibición que se realiza cada año, con motivo de la clausura de los talleres, la mayoría de alumnos siente que el verdadero examen lo pasan en la feria».

Como consejos para no defraudar sobre el tablao, la bailaora y coreógrafa manifiesta que «hay que disfrutar del baile y dejarse llevar, mostrar seguridad en los pasos y seguir el ritmo, sin olvidarse de mover bien los brazos, algo que machacamos mucho en las clases». No obstante, para el que no se conforme sólo con aprobar y quiera sacar buena nota en sevillanas, debe tener presente que «hay que seducir a la pareja, mirándola y sonriéndole en cada paso y fundiéndose con ella al compás».